Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

Templo de Luxor

Cuando algunos individuos entran a un Retiro determinado para encontrar la auto-maestría y para descubrir los misterios de su propia vida, lo hacen conscientes de que sus fuerzas y debilidades serán sacadas a la luz del día, y conocen algunos de los métodos que se les propondrían mediante los cuales habrán de tejer por sí mismos una cubierta de invulnerabilidad con la sustancia de su propia vida.

Parece que los chelas en Occidente que han escogido el Sendero de la Maestría no entran en esta disciplina con la misma intensidad de sentimiento y firmeza de propósito que muestran los chelas de Oriente, Según la Ley Espiritual, las pruebas e iniciaciones son las mismas-sea que se den en los Retiros o que sean moldeadas por el diario vivir de los chelas.

Por ejemplo, cuando el Retiro de Luxor estaba en el plano físico a los estudiantes se les pedía que encontraran el origen del Nilo. Ellos, a su propia discreción, ya sea que tomaban la instrucción literalmente y marchaban río arriba, a través de la jungla, o se sumergían profundamente en sus propios corazones. En ambos casos las pruebas eran similares: Paciencia, tenacidad y perserverancia.

Pocos hombres vieron el origen del Nilo debido a las tremendas cataratas y a la jungla impenetrable que lo rodeaba, pero quienes han logrado esa estupenda tarea reciben la remuneración al final de su viaje. Otros Estudiantes, al buscar “el origen del Nilo” a través del esfuerzo interno, se encuentran con un éxito similar-si bien algunas veces fallan.

Fragmento de “Luz desde Luxor”. Diario del Puente a la Libertad