@FulgeoFulsi

image

Existen en la mano cinco centros de energía que son activados con el masaje que producen las esferas chinas. Estos centros energéticos guardan correspondencia con otros tanto ubicados en el resto del cuerpo.
Las  Esferas  Chinas de la salud, en su interior contienen un diapasón que con cada movimiento producen un relajante sonido. Son muy utilizadas para la relajación, ideales para meditar o para aumentar la concentración.

Según la medicina china, las enfermedades están causadas por un bloqueo de la energía que fluye por caminos del cuerpo (chí, ki en japonés). A lo largo de estos caminos existen puntos de acupuntura que conectan con los distintos órganos del cuerpo humano.

La mano es una parte corporal donde más acumulación de estos puntos hay. Al hacer girar las esferas sobre la mano, se estimulan estos puntos, activando el chí para que fluya por todo el cuerpo.

Este ejercicio estimula la circulación sanguínea de la sangre también, de esa manera se consiguen cantidad de efectos positivos saludables para el cuerpo, mejora energética y de memoria, se reduce la fatiga y la depresión, incluso aumenta la posibilidad de ser más longevo según la tradición china.

Para utilizarlas debemos tomar las dos esferas en la palma de la mano moviéndolas poco a poco con los dedos aumentando gradualmente la velocidad, utilizando siempre una sola mano.

Estas esferas/bolas se han utilizado con fines terapéuticos y son utilizadas por muchas terapias alternativas, de forma muy eficaz.
Su nombre lo reciben de la región donde se inventaron, BAO DING, región famosa en China por la gran longevidad de sus habitantes.

En la medicina china la yema de los dedos se consideran unidos al corazón. Al estimular las yemas al estar en contacto con las esferas, la vibrante presión estimula el sistema nervioso central, mejorando el funcionamiento cerebral. En este punto, no sólo la medicina tradicional china está de acuerdo, sino la medicina moderna, ya que está más que comprobado que las manos están estrechamente ligadas al cerebro.

Ya se hacen ejercicios para enfermos de alzhéimer o personas mayores, con el fin de que utilicen sus mano para mejorar su destreza, memoria, reflejos, atención.

También está comprobado que la manipulación de estas esferas, alivia preocupaciones, aumenta la energía, reduce la presión sanguínea alta y alivia la artritis en las manos.
Algunos practicantes de TAI CHI Y CHI KUNG, suelen utilizarlas mientras realizan sus movimientos, como potenciador de la concentración, bienestar y autocontrol que ya obtienen de por si con los ejercicios.
Aun utilizando solamente las esferas, ya se potencia la memoria, se consigue una relajación de músculos y articulaciones.

¿CÓMO FUNCIONAN?

Según la medicina tradicional china, la enfermedad está causada por un bloqueo del flujo energético, Chí, que fluye por senderos del cuerpo.
A lo largo de estos senderos hay puntos de acupuntura que conectan con órganos específicos del organismo. La mano es una de las partes del cuerpo que más concentración tiene de esos puntos. Cuando las bolas giran sobre la mano, estimulan los puntos, activando el Chí, para que fluya a través del cuerpo.

BENEFICIOS PARA LA SALUD

Los médicos acupuntores afirman que el ejercicio con las bolas estimula la circulación del Chí y de la sangre. Con ello, según la tradición china, se consiguen gran cantidad de efectos positivos para la salud del cuerpo, incluyendo una mejora energética y de memoria, alivio de la fatiga y la depresión, además de aumentar las posibilidades de longevidad.

¿CÓMO USARLAS?

Hay que practicar con las esferas varias veces al día, 3 minutos con cada mano.  El ejercicio básico consiste en girar dos de ellas en una mano en un movimiento rotatorio horizontal, primero a la izquierda y luego a la derecha, antes de pasarlas a la otra mano. Al mismo tiempo que se hacen girar, hay que relajarse y respirar uniforme y profundamente. Esta práctica puede ser una forma de meditación si uno se concentra en la respiración y vacía su mente de cualquier pensamiento.

PARA EL AVANZADO…

Una vez se domina el ejercicio básico, se pueden probar otras variantes: hacer un ejercicio diferente en cada mano, hacer ejercicios por detrás de la espalda, o inventarse los propios.

Aquí tienes algunos ejercicios

• Sin que se toquen: Se trata de hacer rodar las esferas sobre la palma de la mano intentando que no se toquen entre sí.

• Giro de tres bolas: Usando las bolas más pequeñas, hacer rodar tres de ellas de igual manera que se haría con dos.

• ¡Atrapa la esfera!: Sujetar una esfera en la mano derecha, en el caso de diestros, con la palma hacia abajo. En esta posición se abrirá la mano, dejándola caer para atraparla al vuelo.

• Para hacerlo más seguro (y descartar la posibilidad de hacer enfadar al vecino de abajo), se hará este ejercicio sobre una superficie blanda (una alfombra gruesa o un cojín). Cuando se haya practicado bastante, se puede intentar con la otra mano.

Fuente:
Ana María Balarezo
Especialista en Feng Shui