Etiquetas

, , , , ,

@solitalo

image

Se dice que es muy difícil o imposible evitar que alguien duerma, y aún el más insomne se rendirá al sueño, pero y según relata el escritor Arthur Koestler, una efectivo forma de tortura en la era estalinista consistía precisamente en quebrar la voluntad de prisioneros políticos impidiéndoles dormir.

Luces fuertes e intermitente, sonidos estridentes a todo volumen, les impedían conciliar el sueño, a pesar de esos crueles recursos los prisioneros exhaustos comenzaban a cabecear, de inmediato los guardias procedían a sacudirlos brutalmente para mantenerlos despiertos, y terminaban balbuceando ser culpables de cualquier atrocidad.

En la actualidad y sin necesidad de ser torturada, muchísima gente, en especial los que viven en grandes metrópolis, sufren de insomnio crónico, solo que para dormir a si sean un par de horas, recurren a fármacos somníferos. Pero que se puede decir de personas como Tomas Izquierdo, un cubano de 52 años, quien en los años 70`s del siglo XX fue motivo de asombro para los médicos, debido a que tenía ¡40 años sin dormir ni un minuto! 

Su caso no era único también fue noticia Argenis Marcano, venezolano que tenía los mismos problemas , y tras 15 años sin dormir viajaría a distintas capitales de Europa, en búsqueda de algún alivio para su insomnio crónico y total.

Peor fue la situación de Valentín Medina, campesino español quien dejaba atónitos a los médicos de su país, al comprobar que aún bajo hipnosis y bajo el efecto de potente opiáceos, nunca logró conciliar el sueño.

En Leicester Inglaterra Eustas Gournet, vivía y dormía normalmente, hasta que al cumplir los 27 años de edad, jamás pudo volver a dormir.Examinado y tratado por distintos especialista de Gran Bretaña y Estados Unidos, se mantuvo insomne, en comparativamente buena salud hasta los 81 años, cuando una piadosa muerte le brindo el sueño eterno.

A pesar de todo lo contado anteriormente, hay especialista que afirma que es casi imposible mantener a una persona sin dormir por un periodo muy prolongado, por que inevitablemente se dormirá. Pero también es cierto que aun tras una semana de insomnio, la actividad muscular no se verá afectada, y la persona seguirá siendo capaz de realizar operaciones aritméticas sin dificultad. Pero y después de un mayor lapso privados del sueño, esosinsomnes crónicos van perdiendo la capacidad  de concentración, cometerán errores elementales, y si ese periodo de vigilia es absoluto, comenzaran a sufrir  alucinaciones, es decir a soñar despiertos y con los ojos abiertos. Pero y de ser así, como explicar los casos antes mencionados.

Todos ellos llevaron vidas más o menos normales a pesar de que no dormían, y esto sugiera que ellos habían superado el atávico mecanismo sircadico, que caracteriza a todos los animales, incluyendo desde luego al ser humano. ¿Serán esos personajes alómanos una especie de avanzada evolutiva? de lo que en no un muy lejano futuro caracterizara a la raza humana a una especie de hombre galáctico liberado casi por completo de eso que tanto necesitamos y es un sueño reparador.

Fuente: farometro.com

Anuncios