@FulgeoFulsi

image

En ti nuestra vida nace, crece y reposa, en ti nuestra vida se enciende y se apaga. 

Somos tu luz, somos tu cuerpo, tu espíritu…

Este día mostrémonos en luz, asumamos el compromiso de brillar en cada acción, ya que el espíritu no solo resplandece en nuestro cuerpo de luz. También resplandece y se engrandece cuando somos responsables de nuestros actos, cuando no tiramos basura, cuando cuidamos el agua, cada vez que reciclamos o reutilizamos algo, cuando respetamos la vida en todas sus manifestaciones…

Puede que esto te parezca algo muy simple, pero con estos pequeños actos, salimos de la conciencia individual, crecemos, nos iluminamos…se manifiesta nuestra chispa divina en todo su esplendor, ya que el amor, la compasión y la sabiduría, no solo se muestra en el templo, sino en cada momento que andamos sobre este maravilloso planeta.

PLEGARIA A LA PACHAMAMA

Querida pachamama, tú que reinas en el universo con la inteligencia del sano equilibrio, escucha a tus hijos, intercede por nosotros con los grandes vientos, habla con el agua, con el fuego y con la tierra.

Hoy te pedimos dibujar la esperanza en nuestros rostros, dános la gracia de tu aliento eterno, cobíjanos con tu brillante Sol, guíanos en la noche de nuestras vidas con la luz de las estrellas y la sabia luna, acompáñanos en nuestro viaje visionario por medio del sueño sagrado y los tambores de luz.

Hoy te pedimos regresar las fuerzas de tempestad a su sitio, te pedimos calmar las aguas turbias, aquietar el fuego interno. Que tu sabia inteligencia se lleve muy dentro nosotros aquello que pulula y exacerba en exceso creando caos.

Hoy te pedimos que nos acompañes en la curación de nuestro cuerpo y espíritu. Tú que eres sabia haz de nosotros tus hijos instrumento de salvación, hoy te pedimos que tu manto de luz nos purifique y sane las heridas y errores de nuestro pasado, te pedimos que nos ayudes a limpiar nuestro sendero de luz.

Querida pachamama te glorificamos por tus flores, tus fragancias, la abuncancia de tus alimentos y las aguas que hemos de beber. En agradecimiento te brindo mis sensibles prédicas, te rindo culto, te hablo en meditación y silencio, siempre muy presente estás en mis plegarias.

Querida pachamama, me comprometo a limpiar mis pasos errados, mis equivocados pensamientos y desleales actitudes, me comprometo en beber del río sano, en curar mis hermanos los animales y proteger los bosques, hoy me comprometo a dar alimento al pobre y quién estira la mano.

En ti nuestra vida nace, crece y reposa, en ti nuestra vida se enciende y se apaga. Somos tu luz, somos tu cuerpo, tu espíritu. Con solemnidad llegaré a ti convertido en polvo cuando mejor lo decidas. Munay pachamama, munay, ¡MUNAY!.

A. Quispe.
Editado por Marisol Maldonado