@solitalo

image

La energía Kundalini, también conocida como el poder de la serpiente, es para muchos un portal hacia la elevación de nuestra consciencia. Sin embargo, subir esta energía poderosa no es tan fácil y requiere práctica e intención.

Nace del chakra del mismo nombre, en la base de la columna vertebral y se cree que al despertarla, ésta sube como una serpiente, por los demás chakras, produciendo a su vez cambios en nuestro ser y promoviendo nuestra evolución espiritual.

Cuando el Kundalini llega a la coronilla, se produce una experiencia mística única, que algunos han descrito como un estado de trance profundo en el cual la conexión con el mundo espiritual se vuelve evidente.

¿Pero qué ocurre cuando está energía es activada por accidente sin la preparación debida?

Síntomas Físicos:

Sensación febril, de arder, por desbordamiento del prana o ki que produce: Congestión,  insomnio,  exceso de energía con disfunciones serias en los órganos como el bazo, hígado, glándulas sexuales, útero, ovarios y páncreas.  También puede provocar frío.

Síntomas Etérico-psíquicos:

-Alteración en los nadis, incapaces de retener el fuego del prana.
-Obsesión sexual.
-Tendencias Obsesivas y compulsivas.
-Cambios bruscos de carácter de la euforia a la depresión (bipolaridad). Súbitas explosiones de cólera o sentimentalismo.
-Pueden pasar de la lujuria al misticismo exagerado y ascético.
-Ruptura del cuerpo etérico.
-Fisuras en el aura.

¿Qué hacer?

Para arreglar dicho accidente, hay que reorientar el plexo solar hacia el corazón, un abandono de la vida subjetiva, un contacto con la naturaleza, comprensión y conocimiento de las leyes y la aplicación de las técnicas a base de sonidos.

“No podemos ignorar que algunas danzas, cuyo sentido real y origen se desconocen, unidas a ciertas formas de respiración pueden despertar la energía kundalini, pero tan apenas desde el centro sacro (Muladara) hasta el plexo solar inferior, con previsibles consecuencias, a menos que estas vayan alineadas a la oráctica de la meditación y al ejercicio de la compasión y por lo tanto dirigidas hacia centros superiores, sin que subyazca una intención oculta de anhelo y poder, de seducción, de atracción sexual o de adquisición de facultades psíquicas.

Las sagradas enseñanzas nos dicen que el verdadero despertar de la kundalini se produce cuando se ha alcanzado un elevadísimo nivel espiritual, y por tanto de apertura de los chakras superiores, lo que conlleva a un natural descenso de energía luminosa, extremadamente pura y positiva, desde arriba, al encuentro de la energía negativa que yace abajo, produciéndose entonces el maravilloso evento espiritual  en la vida del iniciado, o un adepto que los antiguos hermetistas llamaban las Nupcias Alquímicas (el matrimonio del mercurio con el azufre), o la experiencia mística de la transfiguración, como un cuerpo dorado e iridiscente en numerosos eventos relatados por testigos de la vida de los yoguis, santos iniciados o sabios”.

Parte del artículo es un Extracto del libro “La vía oculta del Aikido y las artes marciales” de Carmelo Ríos.
compartiendoluzconsol.wordpress.com

Anuncios