@solitalo

image

Este precioso mensaje del Amado Buda Gautama lo recibí el día 24 de abril de 2016 a propósito de la canalización que anunciaba nuevos acontecimientos en Tierra,  se las entrego hoy porque al haberla recibido de voz tuve que transcribirla y me tardé más de lo que esperaba. Los abrazo fuerte. Solange.

Amor,  paz y Luz…
Amor,  paz y Luz…
Amor,  paz y Luz…

Yo Soy Siddartha Gautama, el Buda como ustedes me conocen,  mi mensaje es de amor, paz y Luz…

Se preguntan qué hacer,  sus almas se confunden por momentos,  sus mentes hacen ruido,  un ruido que ocupa como un barullo sus almas…

Mis amados es el silencio, es la reflexión, es la simpleza, no vayan tan lejos porque no es necesario, simplemente viértanse hacia adentro,  llénense de ustedes mismos y ábranse a que ese Ser Divino que es el Padre Madre llene con su Luz todos sus rincones.

Amor,  paz y Luz… no necesitan más nada.

Vivir en el amor,  desde el amor,  para el amor, al servicio del amor, y eso pasa por reconocer que Somos UNO con el Padre Madre, la Divinidad vive dentro de cada uno de ustedes, dejen de buscar fuera lo que llevan dentro…

La Paz es la paz interior,  es la paz que calma las guerras que ustedes mismos se han causado en el corazón. La paz interna que da la sabiduría,  que da la tranquilidad y el equilibrio, la paz que da el saber que se está yendo por el camino adecuado,  de que se actúa conforme a los principios de cada uno, esa es la paz que deben buscar… Sean la paz,  irradien la paz…

Y la Luz… La Luz es la Luz Divina que se abren a recibir,  que plena sus sombras y los deja ver más allá, es esa la Luz que les muestra los rincones que aún hay que trabajar, los miedos, los apegos, los remordimientos, es el sufrimiento que ustedes mismos se han causado y no sólo en esta existencia, sino en tantas que ha vivido cada una de sus almas.

Entonces, desde la Luz Divina del Padre Madre, del que Todo lo ES,  del que Todo lo Puede y el que Todo lo Sabe,  hacen amor, paz y Luz…

Son tiempos difíciles para la humanidad  pero no hay que tener miedo,  hay que estar en pleno equilibrio de Conciencia para comprender lo que ocurre de una manera elevada. Para eso no hay que complicarse,  vean el amor en la simpleza de las cosas, en cada gesto,  en cada palabra, en cada acto, en cada pequeño detalle de sus vidas, porque es en esos pequeños detalles donde Dios está presente en cada uno, donde la Divinidad pura y perfecta se manifiesta en la humanidad pura y perfecta de sus almas que son puras y perfectas…

Largos caminos de aprendizaje tiene cada quien, y cada quien sabe cómo transitarlos… No hay errores, no hay “pecados” cuando se actúa con la bondad en el  corazón,  está bien equivocarse porque esa “equivocación”  es una lección, y cada lección forma parte del libro de la vida de cada uno. Entonces… ¿Es la maestría la que
cada uno va trabajando no es cierto?

Vivan en conciencia plena, vivan el aquí y el ahora,  sean conscientes cada segundo y ya verán cómo sus vidas cambian, y al cambiar el interior el exterior inevitablemente cambiará,  por eso es tan importante mantener la atención en ese segundo, por eso es tan importante entender que la respiración que acaba de irse no volverá, vendrá una nueva, y otra… y otra… Y así será hasta el final de los tiempos.

He acudido hoy ante ustedes porque la situación es difícil,  pero si la miran con los ojos del amor, si la impregnan de amor, paz y Luz, pueden cambiar la realidad, el poder está en sus manos, el poder viene del interior, tomen su poder, reconózcanse como los seres de amor, paz y Luz que son y sigan adelante.

Los entrego mis bendiciones. Les entrego la Luz, la paz y el amor…

Buda Gautama
¡Yo Soy!

Canalizadora: Solange Marín (Aurora Radiante)
Fecha: 24/4/2016
Lugar: Caracas, Venezuela.

Yo, Solange Marín, canalizadora de este mensaje, doy libertad a todo el que desee divulgarlo de viva voz o por escrito. Sólo pido sea citado el canalizador y respetado el texto íntegramente. Si lo deseas y está en resonancia contigo por favor difúndelo haciendo mención a compartiendoluzconsol.wordpress.com

Anuncios