@solitalo

image

El segundo domingo de mayo se celebra el día de la Madre Divina Cósmica que abarca todo ese espacio donde la Creación se desenvuelve. 

El Cuerpo de la Madre es el campo de nuestra evolución. Amando respetando, comprendiendo, observando la Creación lograremos unirnos a Ella para poder trascender más allá de lo que la ilusión es. La mayor adoración que existe a la Madre Divina no es darle flores, incienso o cirios encendido porque todo eso ya le pertenece, ya que ella cubre con su Vida, sino respetar amar contemplar  cuidar y admirar la Vida misma. Ella es la síntesis de todos los planos de manifestación, esquemas de evolución, cadenas, globos y la naturaleza en general.

Todas las Madres como María, Kwan Yin y Tara, son hipóstasis de la Madre Divina Cósmica y venerar, orarle y reverenciar a una de ellas es hacérselo a la Madre Divina Cósmica. Ningún estudiante puede llegar a los altos planos de comprensión ni habitar allí, si primero no se rinde en estudio, comprensión, amor y devoción a la Madre Divina Cósmica.

Tomado de: metafisicahilarion.com

Anuncios