@solitalo

image

Las lunas llenas siempre llevan la luz a lo que ha sido en la oscuridad, en las sombras de nuestro inconsciente.

Esta en Sagitario-Géminis muestra donde hemos estado operando bajo un razonamiento defectuoso y revela que, en última instancia, la verdad se encuentra más allá del derecho a pensar que las cosas están bien-mal, nosotros contra ellos. Géminis se ocupa de la información; Sagitario se ocupa de su interpretación.

Por una parte disponemos de los hechos, lo que podría grabar una cámara, y por otra nuestra redacción personal de ese evento. Lo que percibimos, creemos y la conclusión está profundamente coloreado por nuestro género, edad, educación y formación, religión y cultura de la que formamos parte. Nuestro cerebro recibe millones de bits de datos por segundo, pero es capaz de procesar sólo una pequeña fracción de esa entrada; por consiguiente, construimos y actuamos sobre las conjeturas de cada momento de nuestra vida.

El Sol hace una conjunción muy cercana al asteroide Vesta (exactamente el 23 de mayo a 3° Géminis) en el momento de la lunación, revelando y mostrando su mitología a todos nosotros y aumentando nuestro conocimiento de la polaridad Sagitario-Géminis. Nombrada la diosa romana del hogar y el guardián de la llama sagrada, Vesta simboliza nuestra conexión y compromiso con el Espíritu.

En Géminis, Vesta busca purificar nuestra mente, que nos recuerda que los pensamientos importan; que lo que estamos pensando, estamos tanto difundiéndolo como invocándolo. La estrecha alineación de Vesta con el Sol nos insta a respetar el poder de las palabras, ya sea que las palabras pueden dañar o curar. La omnipresente brecha entre nuestra dedicación a la investigación de los hechos y nuestro deseo de seguir la inspiración del momento parece más grande que nunca. Palas Atenea en Piscis, hace una cuadratura tanto al emparejamiento Sol-Vesta como al de la Luna-Marte, sin embargo, ofrece una tercera posibilidad: apoyarnos en los conocimientos obtenidos de nuestras prácticas espirituales para guiar nuestro viaje. Esta configuración en una T-cuadrada, con Palas Atenea en el vértice crítico, requiere que pongamos la sabiduría divina en el timón de nuestro barco. Se nos aconseja tomar los hechos y la inspiración en consideración, pero para asegurarnos que no les damos prioridad sobre la orientación recibida de nuestro ser superior.

Venus a 27 ° Tauro también hace una conjunción con el Sol, empujándonos a mantener nuestro corazón abierto, así como nuestra mente.

Marte hace una conjunción estrecha con la Luna en Sagitario, alimentando nuestra confianza y nuestras convicciones, así como la impaciencia y la soberbia. Tengamos cuidado con llegar a determinadas conclusiones; estemos dispuestos a mirar las cosas desde todos los lados. El planeta rojo está en su punto más brillante y más cercano a la Tierra este año el 22 de mayo, cuando se opone exactamente al Sol, lo que sucedió alrededor del 14 junio de 2015, última conjunción de Marte con el Sol. Utilicemos esta combinación ardiente para dar el siguiente paso en nuestro camino.

Tomado de: Astroworld.es