@solitalo

image

YA NO PUEDO MENTIRME  MAS…YA NO SOPORTO MI REALIDAD…

Es el auténtico y desgarrador grito del alma en estos días, sumado al de nuestros niños interiores, que nos piden amor y respeto tanto al físico como a nuestro ser. Como siempre la Madre  Tierra ha estado junto a  nosotros, para nosotros y recordarnos todo aquello que necesitamos trabajar como seres de Luz encarnados.

Pero ahora, en un gran regalo, aumenta toda su vibración, la Tierra y todo el sistema planetario, están alineándose, para unirse con el Sol Central, en un gran llamado del corazón, que nos permitirá restaurar nuestras memorias para  ser conscientes otra vez y conectarnos, al corazón y  empezar desde cero.

Por ello, sentimos más que nunca los límites que nos aíslan de nuestra verdad;  la Tierra nos da la oportunidad de volver a nacer junto a ella, y así poder evolucionar junto a los seres de luz encarnados en ella.

TODOS NOSOTROS SIN EXCEPCION ALGUNA.

El llamado del corazón, en realidad es nuestra capacidad de captar  energía y a la vez la transmitirla simultáneamente.

 Es por eso que tenemos la sensación de desbordarnos, de volvernos personas  altamente sensibles, melancólicas y casi como en estados de encierro y necesidad de silencio y soledad.

Todos conocemos el yantra del corazón, o el hexagrama, sabemos que se forma por un triángulo que va de los hombros al ombligo. Y que en su centro en medio de la garganta es donde “el alma”  comunica sus deseos, sus necesidades, y sus manifestaciones, junto a  los cambios necesarios desde la memoria energética a cada persona, para que así  pueda alinearse a  su propósito de vida. En mayor o menor medida, si este centro está más activo o no, este triángulo, es el que muchos confunden con crisis de ansiedad, en tanto se reconecta, en estos días, porque al estar en desuso en los últimos tiempos, por eso nos hemos ido apartando de la realidad, tiempo tras tiempo y vida tras vida, enredados en realidades ilusorias, que nos han ido polarizando emocionalmente, hasta crear, nudos emocionales, mal llamados Karma.

El reto de este Wesak, es más y más realidad, nos muestran realidades, que nosotros deformamos, para que aprendamos a aceptar la realidad, sin polarizarla, solo así en la aceptación de las realidades, y tomando las riendas de nuestras vidas, podemos completar la apertura del triángulo superior del chacra del corazón.

Cuando uno recibe el llamado del corazón, y se transforma en un grito del alma, es cuando realmente la vida nos invita a ocuparnos de lo que realmente no nos gusta, y si somos capaces de aceptar este llamo, y aceptar todas las manifestaciones del otro y de nosotros mismos, aunque no nos guste, entonces, la aceptación de la realidad, es cierta y empieza la auténtica expansión del chacra del corazón, lo que algunos llaman el Sutra del loto dorado, en Tíbet, o el chacra del corazón ascendido.

Dentro del chakra del corazón, tenemos el llamado punto del alma en algunas conciencias o asiento del alma, para otros, es el motor de la manifestación, como resultado de todo el conjunto de experiencias, vidas, sabiduría y conexión con nuestro ser más allá del tiempo y el espacio. Cuando este proceso empieza abrirse, como ahora en un proceso masivo, por la recepción del aumento de vibración de Gaia, o por un proceso individual de desapego, lo primero que nos muestra, son los bloqueos, para poder seguir expandiéndose, lo segundo nos muestra, el desapego y en tercer lugar nos invita a actuar en consecuencia y coherencia espiritual.

De manera automática, es como si fuéramos capaces de identificar lo que no funciona, lo que nos daña o limita, y procesáramos el camino, para elevar la frecuencia, sin esfuerzo, con amor.

Esto es lo que sucede, en este momento, se nos llama a actuar a ser coherentes energéticamente, a amar los retos más dolorosos de la encarnación actual, para así entrar en el camino de la sabiduría divina, la auténtica aceptación y perdón con amor de todas las creaciones y manifestaciones, las humanas y las universales, porque todas ellas son parte de un proceso de crecimiento universal, mas allá de nuestra visión temporal.

La aceptación de nuestros retos y como los afrontamos, es la gran llave del amor divino, la llave de la fusión con el ser de luz que realmente somos, una oportunidad única de experimentar la vida infinita en un cuerpo humano.

¿Así que os apuntáis a la oportunidad????

Amado Sananda

Gracias a todos por compartir esta canalización gratuitamente y sin transformar su contenido gracias Elsa Farrus.
ww.ascensiongaia.es
Gracias a todos, feliz día.

Anuncios