@solitalo

image

Las pirámides de punta aguda como las de Egipto datan de los primeros tiempos de la Atlántida, del florecer maravilloso existente con anterioridad del Primer Hundimiento, mientras que las construcciones similares a los templos griegos corresponden al arte existente antes del Tercer Hundimiento, pues son muy posteriores en el tiempo.

Después de cada uno de los hundimientos, el pueblo atlante iba bajando en magnificencia. Los atlantes que vivían antes del Primer Hundimiento tenían mayor adelanto espiritual y tecnológico. Las pirámides eran sus grandes centros de energía y también se utilizaban como lugares de iniciación, de sabiduría muy respetados, les daban diversos usos.

Con anterioridad al Tercer Hundimiento, el conocimiento técnico – espiritual y la alta tecnología ya no existían, pues se habían perdido en las dos anteriores catástrofes. Los pocos monumentos que quedaban en forma de pirámides los consideraban ruinas del pasado. Solamente seguían existiendo una pirámide activa que funcionaba a medias en Poseidonis y era utilizada en su poder espiritual.

Posteriormente, los atlantes se olvidaron de las pirámides y adoptaron una arquitectura distinta de la cual hay algunos alusión en los relatos acerca de la vida del Maestro Antulio. Las conferencia se daban en los anfiteatros y allí hablaba también el Maestro. Eran construcciones amplias, horizontales, rodeadas de columnas armoniosas y de bella expresión. Fueron las existentes en la antigua Grecia, heredera de la Civilización Atlante.

Como saben, un discípulo de Antulio, Hilkar de Talpakén, emigro a esas tierras después que el Maestro fue envenenado por los sacerdotes y vivía en la actual Grecia que, por entonces, se llamaba el Atica, se estableció allí. De el desciende la Gran Fraternidad de los Daktylos.

Cuando se comenzaron a construir los templos de los posteriores griegos, habia una evidente decadencia. Ya no se veneraba al Dios Uno, menos en contados sitios, pues adoraban a dioses diversos que representaban personajes del pasado atlante o simbolizaban atributos de la Divinidad, pasiones humanas también. Esa fue la religión, el arte que existió en Grecia después del Tercer Hundimiento y la decadencia, en las tierras de Europa. De ella derivo la Mitología conocida; aunque está bastante distorsionada en cuanto a su significado y simbolismo.

Como informa el libro Grandes Enigmas, la gran pirámide de Gizeh y la famosa Esfinge fueron construidas según la tradición Atlante, por emigrados de los tiempos del rey Anfión de Orozuma que, después de un largo recorrido, se establecieron en Egipto (territorio de Shior) antes de que ocurriera el Primer Hundimiento que hizo desaparecer a parte de la Atlántida, principalmente las tierras del sur. No era ninguna tumba, sino un lugar de iniciación y sabiduría más también un centro de radiación para recibir la energía que ayudara al crecimiento de esa parte de la Tierra y al nacimiento de una nueva civilización, que guardaría en sus entrañas los ocultos tesoros de la antigua y bella Atlántida.

Después del Primer Hundimiento, esta pirámide y la Esfinge quedaron sumergidas bajo las aguas para preservarlas, pues tales monumentos estaban destinados a durar por mucho tiempo como testimonio importante del pasado esplendor del mundo y de las adelantadas civilizaciones que existieron.

Posteriormente, pasado el segundo cataclismo, el mar se retiro de lo que hoy es el Desierto de Sahara; pero la Gran Pirámide de Gizeh y la Esfinge estaban enterradas a poca profundidad, en la superficie, por lo cual los antiguos Kobdas las redescubrieron. Como la escritura Kobda derivaba de la atlante, ellos podían entender ese lenguaje y conocer el pasado de los dos monumentos. Con ayuda de arqueólogos y sabios Kobdas develaron la gran sabiduría encerrada allí.

Esa Luz resplandeció de nuevo en la época de Moisés y, entonces, muy privadamente, se volvieron a utilizar las pirámides como eran en realidad: Templos de iniciación y sabiduría divina. La Gran Pirámide estaba iluminada por dentro por medio de esferas de luz densificadas, que fueron disueltas en lo universal cuando ya no se requería de ellas y se cerró ese gran foco espiritual; pero llegara el tiempo en que la Gran Pirámide se abrirá de nuevo como centro poderoso de espiritualidad y sabiduría, tal como lo era en el pasado. En la construcción de la Gran Pirámide, colaboraron los Hermanos Mayores que se densificaban sin que esto causara ningún asombro, pues los atlantes conocían su existencia y lo aceptaban normalmente. Ellos dieron las medidas exactas, el justo lugar, los cálculos matemáticos precisos. En pocos meses y con menos trabajadores de lo que imagina la historia, ese complejo arquitectónico quedo sólidamente terminado para ser puesto en uso. En la época atlante, las pirámides con su cristal de cuarzo arriba, concentraban e irradiaban la energía del cosmos, ¡Oleadas de energía procedentes del Gran Sol Central! Al llegar a las pirámides, esa energía era bajada de rata vibratoria y luego expandida o difundida en distintas frecuencias, para diferentes usos.

De ahí, el destino que daba a algunas pirámides como centros energéticos de alta potencialidad y para hacer funcionar aparatos mecánicos. Otras pirámides se utilizaban como clínicas y hospitales a las cuales llamaban “Casas de la Salud”, como bibliotecas también que guardaban valiosas enseñanzas escritas según el material y los métodos existentes porque, por entonces, no se conocían los libros.

Fuente : yosoylarevoluciondelcristo.blogspot.com