@solitalo

image

La Luna Nueva en Géminis del 4-5 de junio de 2016 enlaza con una de las alineaciones más importantes de este año: La T-Cuadrada (cuadratura en forma de T) entre Júpiter en Virgo, Saturno en Sagitario y Neptuno en Piscis, que se mantiene dentro de una esfera de 10° desde el 27 de febrero al 21 de julio. Esta convergencia de las energías celestes apoya nuestro movimiento hacia una conciencia más unificada, centrada en el corazón.

Una T-Cuadrada implica tres planetas, dos cuadraturas y una oposición. Las cuadraturas marcan puntos de inflexión; las oposiciones requieren la reconciliación de dos zonas polarizadas. El “trayecto en vacío” de la T-Cuadrada, el signo opuesto al planeta vértice que hace la cuadratura a la oposición, ofrece instrucciones esenciales para la resolución de los conflictos y genera un gran potencial del crecimiento incluido en la T-cuadrada.

Esta Luna Nueva cae en ese punto de resolución, lo que genera una potente Gran Cruz, indicando además que la clave de esta directiva cósmica es desarrollar una “mente de principiante” – es decir, suspender nuestras ideas preconcebidas, permaneciendo abiertos y curiosos, por lo que podemos percibir las cosas como son en realidad, en lugar de a través de los filtros de nuestras suposiciones, creencias y experiencias pasadas.

Como planeta en el vértice, Saturno nos insta a ser nuestra propia autoridad y no dar nuestro poder a otros, pero a confiar en nuestro “medidor” de la verdad interior, que se encuentra en el centro de nuestro pecho.

Sagitario, simbolizado por el Arquero que apunta hacia el cielo, representa la búsqueda de sentido y propósito, el descubrimiento de nuestro papel en el gran esquema de las cosas. Saturno en Sagitario nos convoca a encarnar nuestros ideales, vivir con integridad y en plena alineación con nuestro destino, nuestro dharma, nuestra verdad divina.

Neptuno proporciona una segunda clave para la síntesis de los tres estadios diferentes de la vida que comprenden la T-Cuadrada, ya que este planeta es el más alejado del Sol y por lo tanto abarca una perspectiva más amplia. En Piscis, Neptuno profundiza su transmisión de amor incondicional – nos enseña que toda vida es sagrada e inseparable, que todos somos finitos y eternos, partícula y onda, en un océano infinito de creación.

Neptuno nos lleva a canalizar nuestras visiones y compasión en la creatividad y el servicio, en lugar de las adicciones y el victimismo. La influencia de Neptuno se ve amplificada por su retrogradación (que empieza el 13 de junio de 2016), ya que se sitúa dentro de 1° de su situación a 12° 02′ durante más de cuatro meses (12 de abril al 18 de agosto), y también por su segunda cuadratura con Saturno el 17 de junio (la primera fue el 26 de noviembre de 2015 a 7°, y la tercera será el 10 de septiembre de 2016 a 10°; se mantendrán dentro del orbe de 10° de la cuadratura hasta el 15 de diciembre).

Júpiter era el regente de Piscis antes del descubrimiento de Neptuno en 1846, y sigue siendo el regente de Sagitario, lo que subraya muchas de las instrucciones cósmicas de Saturno en Sagitario y Neptuno en Piscis – al pasar de los dogmas y el juicio al optimismo y la alegría. En Virgo, Júpiter nos eleva desde los viejos temores de no ser dignos o lo suficientemente buenos hacia el reconocimiento de la abundancia del universo y su deseo de entregarnos “una vida”, no sólo la vida.

Otros aspectos alrededor de esta Luna Nueva conspiran para mostrarnos que no importa la pregunta, el amor es siempre la respuesta: Venus hace una conjunción cercana al Sol y la Luna, y está a sólo 7 minutos de arco de una cuadratura exacta a Júpiter. El Sol y Venus se mantienen dentro de 2° el uno del otro hasta el 14 de junio, vinculados con precisión a la T-Cuadrada Júpiter-Saturno-Neptuno.

Todo esto activa la apertura de nuestra mente y nuestro corazón a la verdad de lo que realmente somos. Recuerde: “No es en lo que nos fijamos lo que importa; es lo que se ve ” Henry David Thoreau.

Francisco Lorenzo
astroworld.es

Anuncios