@solitalo

image

Cuando no sea posible sellar la habitación, es una cosa muy útil ser capaz de sellar el aura. Poneos de pie y hacer la cruz sobre vosotros, tocando la frente, el pecho, el hombro derecho y el hombro izquierdo, diciendo:

Por el poder del Cristo de Dios dentro de mí, a quien sirvo con todo mi corazón y con toda mi alma y con toda mi fuerza (extended vuestros brazos hacia adelante tan lejos como podáis alcanzar, al nivel del plexo solar, con las puntas de los dedos tocándose, y volteadlos entonces en redondo hasta la espalda, las puntas de los dedos tocándose de nuevo detrás, diciendo), yo me rodeo con el Círculo Divino de Su protección, a través del cual ningún error mortal se atreve a poner su pie“.

Esta es una vieja fórmula monacal. Es muy efectiva, pero su potencia sólo dura cerca de cuatro horas. (Con el tiempo de práctica, la protección se hace más permanente y perdurable).

Se puede emplear una oración similar, y en lugar de hacer el círculo con las manos, imaginarlo vívidamente de luz dorada o violeta.

Fuente: autodefensa-psiquica.blogspot.com