@solitalo

image

Las muestras de Amor en la relación de Sri Radha y Krishna son manifestaciones trascendentales de la potencia interna dadora del placer (hladini) de Dios. 

La relación entre Radha y Krishna es la encarnación del Amor Divino, la pasión y devoción.

La pasión de Radha por Krishna simboliza el intenso anhelo del alma por alcanzar el amor trascendental y la voluntad para sentir la unificación definitiva con Dios en la unión del hombre y la mujer aquí en la tierra.

Sri Krishna es el alma de Radha y Radha es sin duda el alma de Shri Krishna. Ella es la forma indivisa de Shri Krishna. Ella seguirá siendo un misterio, pues nadie, mejor que él, en la danza cósmica compartida, pudo conocer más sobre la divinidad que su Ser contenía.

Ella es fiel a su deidad, a la que adora. Ella es un Ser muy querido por Shri Krishna a quién él cariñosamente llama, “Radhika”.

El universo material y espiritual de todo se conjuga en la creación de Shri Radha – Krishna. Shri Radha es la Diosa de Shri Krishna. El Paramatma – Señor Supremo – está subordinado a ella. Sin su esencia el no es completo. En su ausencia Shri Krishna no existe.

image

Shri Krishna no es sólo el objeto último de todo amor, también es el que disfruta de la más plena de todas las relaciones amorosas. Por lo tanto, en forma dinámica y en expansión de Krishna, él tiene libertad ilimitada  para disfrutar de las relaciones amorosas desde el deseo, como un mero pasatiempos o desde lo espiritual. Para hacer esto, Él se expande en la forma dual de Krishna y Radha, su consorte eterna y devota superior.

En otras palabras, Radha es el aspecto femenino del Señor Krishna y no es diferente de Krishna, los dos en conjunto aúnan tanto los aspectos masculinos y femeninos, que les permite cumplir con el propósito de disfrutar de sus juegos amorosos y exhibir una relación de intercambios de muestras de amor sumamente trascendental.

“Según el Tantra, el Universo nace de la unión cósmica de los principios femenino y masculino, el yin y el yang, la energía y la consciencia, y el amor es la expresión de esta unión a nivel humano.

Shiva representa la esencia masculina, y Shakti la femenina, y cuando éstas se encuentran se produce una interacción vital y amorosa.

Como hombres y mujeres, cuanto más incorporamos lo masculino o lo femenino y lo ofrecemos en la relación, más creamos una “danza” que es tan  fascinante y mágica como profunda y poderosa, participando así de la danza Universal de Shiva y de Shakti y regocijándonos en esta celebración infinita y eterna.

Podemos así observar que en casi todas las culturas ha existido una práctica tántrica adaptada a esas características, excepto en aquellas sociedades que han catalogado al sexo como algo que nos aleja de Dios y de un camino espiritual, transformándolo muchas veces en algo pecaminoso si se hace fuera del contexto de la familia y sin el fin de la procreación.

El tantra yoga nos ayuda a sentir: la respiración, los movimientos corporales, la mirada, el equilibrio emocional, la relajación, los conocimientos del yoga, mantras, las meditaciones tántricas y prácticas especiales …para despertar la salud en la sexualidad enseñando como canalizarla, para activar la energía kundalini y guiarla a través de los chacras, conectándonos con el plano espiritual, mas allá de la conciencia ordinaria. También nos enseña como activar nuestra sexualidad de una manera muy bella para convertirla en un sentimiento sagrado, mas allá de nuestros sentidos comunes, dejando que nazca el Amor incondicional en nuestro corazón así como la conciencia trascendental en nuestro ser. Así llegamos a practicar un nuevo tipo de vida basada en el Amor Consciente y como saber disfrutarla. Se trata de ingresar en un mundo de percepción y sensibilidad, al que el hombre común no accede. Para ello es menester cambiar la forma de pensar, y sentir, especialmente ésta última: Sentir…

Cuando no perdemos la energía sexual, esta retorna hacia adentro y hacia arriba, para formar nuestrosvehículos superiores de conciencia, los cuerpos internos.

image

Una vez formados estos cuerpos internos, el hombre entra en una dimensión de la vida totalmente desconocida para quienes no han practicado el tantra sexual, pero la cristalización de este nuevo hombre es toda una creación, una creación que se asemeja a la formación del universo, ya que somos el mismo universo contenido en nosotros.

La vivencia de lo sexual como una comunión espiritual con nuestra pareja nos permite fusionarnos con nuestro Dios interno, con la totalidad, con eso que nunca dejamos de ser, la eternidad…”

Brajbhoomi dónde el Señor Krishna nació, comprende las ciudades gemelas de Mathura y Vrindavan. No es sólo la tierra sagrada donde el Señor Krishna nació y realizó su Leela cósmico, sino un lugar lleno de recuerdos divinos. Fue aquí dónde al final encontró a Radha, su compañera inseparable. Vrindavan, a 15 km de Mathura, fue el lugar predilecto de aquellos tiempos para los encuentros de la pareja divina.

Krishna piel oscura, los ojos de loto, es el hombre completo y perfecto de las tradiciones mitológicas de la India. Eso hace de Krishna uno de los principales no-arios de Dios en el panteón hindú. Fue la octava encarnación de Vishnu, el preservador del Universo. Él tomó la forma humana para redimir a la humanidad de las fuerzas del mal. Krishna fue físicamente irresistiblemente atractivo. Los textos antiguos insisten mucho en su rostro excepcionalmente seductor: “una tez azul suave como la nube del monzón, brillantes mechones de pelo negro enmarcando un rostro bellamente cincelado, de gran flor de loto, como los ojos, guirnaldas de flores silvestres alrededor de su cuello, una prenda de color amarillo (pitambara) cubría su cuerpo, una corona de plumas de pavo real sobre su cabeza y una sonrisa en los labios…”. De este modo ha sido fielmente representado desde la antigüedad hasta la modernidad.

Radha es reconocida como la más hermosa de todas las vaqueras. Ella era la esposa de Ayana y la hija del pastor Vrishabhanu y su esposa, Kamalavati. Radha era una amiga de la infancia y alma gemela de Krishna y los dos eran inseparables como compañeros de juego y más tarde como amantes. El suyo era un amor oculto en la sociedad, dada la condición de Radha como mujer casada.

Ellos tuvieron sus momentos de amor, de pasión y de ira – al igual que cualquiera de los dos amantes en el amor y, sin embargo su amor  podía soportar la prueba de derecho, a la que Krishna tuvo que hacer frente.

Tuvo que salir de Vrindavan, y Radha, para asegurarse de que se cumpliera con los ideales de la verdad y la justicia, para lo que tenía que dejar a un lado el ideal del amor personal. Se convirtió en un rey, derrotó a innumerables enemigos, e incluso se casó un número de veces. Y, sin embargo se dice que Radha supo esperar para que vuelviera a ella. Su amor por Krishna es considerado tan divino y tan puro que Radha obtuvo el estatus de una deidad, y su nombre acabó estando ligado inseparablemente al de Krishna. La mayoría de las imágenes de Krishna se consideran que le muestran al completo cuando Radha está a su lado.

Radha, significa “el mayor devoto de Krishna”. Ninguna  gopi  en Vrindavana tiene un nombre tan significativo como Sri Radha. Por supuesto, todas las gopis Braja están para  amar y dar placer a Krishna.

Sin embargo, en comparación con el océano del amor de Radhika por Krishna, las gopis no son más que piscinas, estanques y ríos. A medida que el océano es la fuente original de toda el agua que se encuentra en lagos y ríos, de manera similar, el amor que se encuentra en las gopis, y en todos los devotos tiene su origen sólo en Sri Radha. Puesto que el amor de Radha es el más grande, y el que da mayor placer a Krishna.

” Krishna encanta a todo el mundo, pero Srimati Radhika le encanta hasta a él. Por lo tanto, Radha es la Diosa Suprema. ”

En Vrindavana, la gente está acostumbrada a cantar el nombre de Radha más que el nombre de Krishna.

image

El amor de Radha por Krishna lo es todo, y la obliga a ignorar su honor ante su familia y el respeto por su marido.

Su relación se desarrolla ante el encanto cautivante de Krishna y un aura de pasión que envuelve a Radha en un estado de deseo de Amar a este Dios. Radha es el alma, Krishna es el Dios. Krishna es el Shakti-man – poseedor de la energía – y Radha es su Shakti – energía. Ella es la contraparte femenina dela Divinidad. Ella es la personificación del amor supremo de Dios, y por su misericordia el alma está conectada con el servicio y el amor de Krishna.

La relación entre Radha y Krishna es el ejemplo del amor más puro y sublime, no sólo una unión indisoluble de la más alta mezcla y culminación; Es un amor que se expresa a través de la música… Lamúsica subraya la relación ilícita, y este amor ensombrecido por el secreto y el adulterio, encuentra su salida en los encantadores y apasionados talentos musicales de Krishna para “cantar” su historia.

Radha pese a estar casada con otra persona, no puede resistir la llamada “música” de Krishna.

Al estar con Él corre el riesgo de ser censurada socialmente, de la alienación y la humillación, pues este ejemplo no es considerado el de una relación que supuestamente encarna la máxima unión de amor puro.

La Música se convierte en la voz de su amor ilícito, apasionado, y reservado. Krishna, “la música cósmica”, corteja a las Goñi, (vaqueras) con sus canciones. La flauta de Krishna suena tan poderosa que encarna la energía del cosmos. Su belleza y encanto musicales levantan las pasiones de mujeres por todas partes.

La Música nacida del Amor Cósmico, hace que los abrazos de Krishna, guiados por el deseo apasionado sean los más deseados por las gopis, que encontraban refugio, y en su coqueteo se enamoraban de él, de aquel que era el maestro en las sesenta y cuatro artes del amor; Las gopis sentían una emoción indescriptible, y al hacer el amor con él, en el momento del clímax, de la liberación, en ese momento de unión,  sentían que la alegría y la satisfacción sentida no podía ser sino un aspecto de lo divino.

A través de su experiencia erótica, de lo carnal y lo profano, se convirtió en uno, parte también de lo sublime, lo espiritual y lo divino. Este mito se sostiene en un punto básico: para las mujeres, Krishna era un dios personal, siempre accesible y sensible. Era un dios hecho especialmente para las mujeres. En la psique popular, Krishna y Radha se convirtió en el símbolo universal para el amante y el amado. Krishna fue el héroe ideal, y Radha la heroína ideal. Este es el lazo que le une con Radha; Su pasión por la “música” anula las responsabilidades sociales y a las otras mujeres. Su música está ligada a Radha.

Krishna representa en su vida privada la consecución del Absoluto. Su relación con Radha, su consorte divina, constituye realmente la vida privada de Krishna. Es en esta relación, dónde el amor supremo muestra como Krishna se rinde a Radha. Krishna está enfermo de amor, mientras que Radha ha tomado el control. Él se ha rendido a la fuerza del amor. Muy pocas personas realmente entienden esta relación y el mensaje que contiene.

El propio objeto supremo de devoción, Krishna, rinde culto a la más alta devoción, Radha. El cenit de la historia de amor de Radha y Krishna es el Raas-Leela, la danza circular del amor.

Los puntos de Raas-Leela elevados al mayor potencial del alma. Es en este contexto de la danza circular dónde también se expresa el más alto egoísmo aparente.

Radha-Krishna es el principio original de las relaciones de amor (amor conyugal). El principio del sexo existe en el Absoluto en su forma más pura sin ningún tipo de ebriedad o impureza, porque Krishna está en Radha hecho. En otras palabras, el Señor es uno en ellos, aunque  para su placer y disfrute, él mismo se expande y disfruta de las relaciones amorosas, el desarrollo original es Radha.

Juntos, Radha y Krishna disfrutan de los pasatiempos eternos de Amor Trascendental.

El verdadero amor es el que existe entre Radha y Krishna. El verdadero amor es trascendental y espiritual. Tenemos que ser atraídos por el amor espiritual y abandonar el falso amor y la belleza, que sólo están a flor de piel. No hay nada hermoso debajo de la piel. La conciencia de Krishna estaba llamada a ser coherente y decidida a superar la atracción en el plano material entre el hombre y la mujer con el fin de arrodillarse a los pies de la flor de loto de Radha y Krishna.

Srila Prabhupada dijo: ” La suma y la sustancia de la vida material es el atractivo para la mujer. Y la suma y la sustancia  de la vida espiritual es la atracción de Radha-Krishna”.

Fuente: lasendadebaraka.blogspot.com

Anuncios