@solitalo

image

Saint Germain y la Llama Violeta

Como todos los sabemos, si tomáramos un prisma y lo levantáramos hacia el sol, dirigiendo la luz refractada sobre una pantalla, veríamos la división de luz blanca entre colores primarios y secundarios, apareciendo como un arco iris vibrante jugueteando en la pantalla.

A veces, el reflejo de los rayos del sol a través de un candelabro de cristal o de una gema cubre una pared con innumerables llamas trinas saltarinas de ardiente fuego primario. O el rubí, el oro, el albaricoque, y el azul zafiro profundo podrán enfocar súbitamente el amatista, el esmeralda, el aguamarina y el morado, dependiendo del corte del cristal.

Ahora bien, como sabéis, el color más elevado que se puede ver en cualquier arco iris es el violeta. Y si alguna vez habéis estudiado los bellísimos arco iris dobles que han aparecido sobre nuestro retiro en las Montañas Rocosas, habréis notado que el violeta parece extenderse hasta la infinidad como si el arco iris llegara más allá del espectro del ojo físico. Y en realidad es así.

El violeta desaparece dentro de una frecuencia más alta de rayo violeta parecida a la luz del Séptimo Rayo y la dispensación del mismo, la longitud de onda de Acuario. Y ese poder, hablando en términos matemáticos, es comparable al número nueve, el aspecto numérico más alto; teniendo casi infinitas transformaciones con sus fórmulas mágicas, como lo saben los matemáticos y numerólogos.

Así que empezamos a tomar nota de los que los antiguos alquimistas entendían como el poder del Tres ― y el Tres-por-Tres ― la Trinidad de espíritu, cuerpo y alma en el microcosmos del hombre correspondiendo a, y siendo multiplicado por, la Trinidad de Padre, Hijo y Espíritu Santo en el Macrocosmos de Dios.

De acuerdo con Saint Germain, los primeros alquimistas que fueron iniciados de la Gran Hermandad Blanca a través de asociaciones, sociedades secretas y escuelas de misterio, sabían que estaban tratando con el poder de la Trinidad multiplicado por la Trinidad, así Arriba como abajo, simbolizado en la estrella de David de seis puntas.

En sus experimentos trataron de imitar las obras de Cristo, y su luz guiadora era el masón místico mismo, Saint Germain, quien durante decenas de miles de años, y más recientemente en una serie de encarnaciones desde el Profeta Samuel hasta Fancis Bacon, ha sido la mente omnipenetrante, colocando el cimiento empírico para la Iluminación, eliminando las barreras de la limitación en las ciencias físicas y espirituales.

Mucho antes de que él, como el Hombre Prodigio de Europa, representara la quintaescencia del sueño de los alquimistas para que todos los que vieran, Saint Germain estuvo dirigiendo e inspirando a devotos de l ciencia sagrada en su vida como Roger Bacon, filósofo medieval, reformador de la educación y precursor de la ciencia moderna. Famoso por sus investigaciones en alquimia, óptica, matemáticas e idiomas se acreditó el titulo de Doctor Mirabalis (“maestro prodigioso”) y una reputación como realizador de milagros.

Los milagros de Jesús y las proezas de Saint Germain (quien también tenia lazos estrechos con el alquimista suizo del siglo dieciséis, Paracelso) representaron para estos alquimistas el ideal de la pericia espiritual y científica que ellos sentían que debían emular. Como precursores de la ciencia del Séptimo Rayo de Francis Bacon, ellos se comunicaban con la vida elemental y dieron sus primeros pasos en alquimia, concentrándose en la maestría sobre tierra, agua, aire, fuego y éter por medio de la llama trina del corazón.

Estos practicantes de la ‘Química Total’ de Dios usaron medios ‘holísticos’, meditando sobre los principios de ley cósmica, así como sobre los misterios detrás de las demostraciones, tales como convertir el agua en vino, multiplicar los panes y peces, curar el cuerpo y mente, resucitar a los muertos, técnicas de regeneración (con fórmulas herbarias y otros medios), perfeccionando el elixir de la vida, convirtiendo metales básicos en oro, o simplemente corrigiendo las imperfecciones de las gemas.

Porque para ellos la alquimia fue el medio para llegar a un fin; la espiritualización de la Materia, cuyo logro significaría que, como Arriba así abajo, habría entrado en la mente del Gran Alquimista quien creó los universos tanto físicos como espirituales.

Sus éxitos fueron mucho mayores de lo que los modernos lo acreditan, pero su meta estaba más allá del alcance de la vanguardia de hoy en día en las academias de la ciencia. Buscaron nada menos que la autorrealización del hombre interno del corazón y el perfeccionamiento del plan físico de acuerdo con la Imagen Divina. Su deseo era alcanzar la inmortalidad siguiendo los pasos de Cristo a través del control de las fuerzas físicas y espirituales.

Ellos fueron los guardianes de la llama de la ciencia de la Palabra hablada y la religión del fuego sagrado practicada en Lemuria y en Atlántida, antes de su decadencia y en previas eras dorados cuando la vida y evoluciones del planeta Tierra fueron menos fiscas. Su visión fue la unión de la ciencia y la religión.

Siguiendo el ejemplo de los maestros alquimistas Jesucristo y Saint Germain, excedieron en ciertas áreas los logros más avanzados de le ciencia del sigo XX. Y cuando hayan sintetizado los desarrollos de la ciencia con su propio logro interior, estas mismas corrientes de vida rencarnadas serán las que traerán de la Cueva de los Símbolos, el retiro etérico/físico de Saint Germain en Wyoming, aquellas invenciones y descubrimientos que actualmente están siendo guardados para el beneficio futuro de la humanidad.

Saint Germain ha dicho que esta tecnología de la era de Acuario sería dada cuando las naciones hubieran abandonado los usos destructivos de la ciencia y la religión para aceptar el reto que esta en el corazón de ambas; entrar en la cámara secreta del corazón y el núcleo del átomo, y aprovechar así los recursos espirituales y físicos ilimitados para establecer la era dorada.

Extracto del La llama violeta para la realización divina en las enseñanzas perdidas sobre cómo encontrar a Dios interiormente de la serie: Enseñanzas perdidas de Jesús. Escuche esta charla por Mark Prophet en audio MP3 CD:Discourses on Cosmic Law #2 (Discursos sobre la ley cósmica #2)

Cómo utilizar la llama violeta con decretos

La llama violeta nos revitaliza y nos vigoriza. La llama violeta cambia la energía negativa a energía positiva. Aprende más sobre la llama violeta.

YO SOY la Llama Violeta es un mantra poderoso. Es corto y al repetirlo muchas veces con atención enfocada, puedes construir un momentum de llama violeta. Experimenta con este decreto, YO SOY la Llama Violeta.

Meditación de la llama violeta

Nuestra meditación y ejercicios son herramientas poderosas que todos pueden utilizar. Te invitamos a que experimentes estas técnicas y veas, por ti mismo, que puedes hacer la diferencia en tu vida y en el mundo.

Utiliza la luz espiritual de la llama violeta para mejorar tus relaciones, promover curación, perdonar, limpiar el medio ambiente… y más.

Fuente: tsl.org

Anuncios