@solitalo

En todos los seres humanos se producen tres fases:

1º FASE: LA BÚSQUEDA: un proceso de búsqueda en el cual peregrinamos por diferentes técnicas espirituales, visitamos ciudades sagradas, escalamos montañas, vamos a ashrams y comunidades, leemos miles de libros, asistimos a las clases de los gurúes y maestros, etcétera (una graaaan cantidad de etcéteras).

2º FASE: LA REVELACIÓN DEL SER (GASTADAMENTE LLAMADA ILUMINACIÓN): el punto de inflexión o punto de no retorno.

Acá es cuando verdaderamente NOS DAMOS CUENTA de que somos Ser y desde allí vivimos, es algo inmutable y atemporal en el cual todo el universo “vive”, donde la Vida misma se expresa, es cuando se terminan la búsqueda y las dudas, sabemos indefectible e inamoviblemente quiénes somos.

“Pero la iluminación es un proyecto de demolición: todo lo que uno cree, no era verdad. Cualquier cosa que crean que son ustedes o los demás, cualquier cosa que crean que es vuestra imagen o la de los demás, no es verdad. Cualquier cosa que piensen acerca de Dios está equivocada. Cualquier pensamiento que tengan acerca de Dios o de lo divino, no es verdad. El mundo no es lo que piensan que es. Similarmente, cualquier cosa que se piense que la iluminación es, no es precisa. La iluminación es un proyecto de eliminación. Lo elimina todo. La eliminación debe ser completa, de lo contrario no será liberadora”. -Adyashanti (La Danza del Vacío)

3º FASE: LA MADURACIÓN O FLORECIMIENTO EN EL SER Y LA DISOLUCIÓN DEL EGO: el proceso de maduración o florecimiento del Ser (no es que el Ser madure pues éste YA es perfecto, sino que es el camino del descondicionamiento y salir de la ignorancia en que hemos estado viviendo siempre), en el cual se “termina de acomodar nuestro mundo”, nos vamos desidentificando y desapegando de absolutamente todo, aunque la vida siga con nuestros roles, nuestra casa, familia, trabajo, etc, pero con los cambios internos que producen esta gran LIBERTAD y PAZ, hasta que llegue el momento de partir y no regresar a vestir cuerpo humano, se terminó el ciclo de reencarnaciones. 

En este paso el Ego luchará por permanecer en su hegemonía, así que tendremos varios embates, pero sólo observando este transcurrir es que vemos que las cosas vienen y se van sin ningún tipo de esfuerzo, prevaleciendo el estado de Ser, eso es Libertad, Dicha, Plenitud de Vida inalterables. Como respondió Papaji a quien le preguntó si él todavía permanecía vigilante de su ego: “Lo estaré hasta mi último aliento”.

Lo que sucede en el transitar de esta 3º fase, lo cual es un proceso de maduración en el Ser y, para completar el 100%, es que continuamos en este plano de la experiencia hasta que toque partir. El Ego quiere volver a tener su puesto, aunque siempre lo observamos y ubicamos, seguimos igualmente siendo este personaje para poder vivir en el mundo, pero sabiendo que es ilusorio, que no es verdadero, que simplemente SOMOS EL SER y que la VIDA se expresa a través de dicho personaje. Para esta realización no hay que ir a ningún lado más que dentro de ti mismo y permanecer en el SER.

Extracto del libro “El Ocaso de Moebius”, de Patricia Laura Sobrado.