@solitalo

El Puente, diciembre 1954

Recuerden, el amor les impulsó a ustedes a venir y el amor debe juntarles mientras aún permanezcan aquí! ¡Mientras ese amor por Dios lata fuerte en sus corazones, ese amor llene sus sentimientos por el Maestro y ese amor pase a través de ustedes para su co-trabajador compañero y su prójimo, están seguros!

Cuando ese amor se vuelve amargura, resentimiento, rebelión, inercia espiritual, o agotamiento espiritual, entonces dentro de la privacidad de sus propios corazones y habitaciones, demanden la vitalidad espiritual, demanden la asistencia espiritual desde lo alto.

Revista La Palabra, LAINEC, Enero 1992 Pág.17
enseñanzamaestraascendida.wordpress.com

Anuncios