@solitalo

El sincronario o calendario Maya corta a la mitad el calendario gregoriano. El 25 de julio, día fuera del tiempo, marca esta divisoria. De Mago Planetario Blanco a Tormenta Espectral Azul te contamos la energía que trae cada uno de ellos. ¡Sincronizate a la galaxia!

El sincronario o calendario Maya corta a la mitad el calendario gregoriano. El 25 de julio, día fuera del tiempo, marca esta divisoria. De Mago Planetario Blanco a Tormenta Espectral Azul te contamos la energía que trae cada uno de ellos. ¡Sincronizate a la galaxia!

¿De qué se trata esto? ¿Qué es un sincronario?

El calendario es  un calibrador de ciclos, biológico y galáctico, que sintoniza todos los sistemas con los patrones del tiempo universal. Es  un instrumento para medir el tiempo que programa y ordena la vida. Mide el ciclo galáctico, solar (365), lunar (28 días), semanal (7 días) y diario.

Tiene la función de ordenar la mente y sintonizarnos con los patrones reales del tiempo que marca la naturaleza. Además, es un instrumento para nuestra organización social.

“Calenda” fue el nombre latino dado por los romanos a un libro de cuentas donde, en el primer día de cada mes, se registraban los impuestos o deudas que se debían pagar. Esta palabra establece la idea de que “El tiempo es dinero”. Una palabra más apropiada para registrar el tiempo sería entonces “sincronario” o simplemente “cuenta”.

El sincronario Maya está basado en el ciclo de la luna de 28 días. Son 13 lunas perfectas y armónicas de 28 días cada una que resultan en 364 días + 1 día (25 de julio). Este 25 de julio es  tomado como el día fuera del tiempo, día de meditación de la paz y sincronía mundial. Entonces, nos da 365 días, que es el ciclo de la tierra alrededor del sol. La luna gira alrededor de la tierra 13 veces en un año. Conectándonos con esta frecuencia natural del tiempo (13:20) que está en cada uno de nosotros, en nuestro cuerpo, recuperamos la sincronía y la armonía perdida y nos integramos como parte de un todo mayor en el universo.

Esta frecuencia expresada en la proporción 13:20 no es una invención, todas las fases de la evolución han sido regidas por este principio. Es la frecuencia universal que gobierna y ordena todo en el universo, que también se encuentra en nuestro propio cuerpo: en los 20 dedos de las manos y los pies y en las 13 articulaciones principales. La correcta comprensión de este conocimiento sagrado nos da la oportunidad de salir del “inconsciente cósmico” para entrar al “consciente cósmico”.

Del gregoriano al maya

Desde la información y el seguimiento del Sincronario Maya, también comúnmente mencionado como el Calendario Maya Cósmico, conocemos las energías que trae cada día como así también el ciclo que vamos transitando, guiándonos por las fechas del calendario tradicional “gregoriano”.

Al igual que otras herramientas de sabiduría ancestral y de conocimiento astrológico, hay fechas que determinan cambios de ciclo personales, como fechas de nacimientos y cumpleaños, así como los años que en la tierra vamos transitando.

Como la mayoría de nosotros vivimos la vida cotidiana desde el calendario tradicional, el inicio de año es el 1 de enero. A continuación describiremos según una mirada personal, cómo se juegan las energías, qué pide abrir el año, qué nos movilizará y qué luz y sombra estarán en juego, para ampliar la mirada, para poder abrir mas conciencia y que el camino a tomar siempre sea desde una elección interna e integrada con todo nuestro ser, físico, mental, emocional y espiritual.

Energias Mayas para este año 2016


Mago Planetario Blanco hasta el 25/07/16

Puntualmente este nuevo año 2016 seguimos con el ciclo maya del Mago Planetario Blanco que comenzó el 26 de julio del 2015 pasado, que significa esencialmente manifestar nuestra esencia, activar el poder interno desde la acción y ver aquello que va aflorando para sanar.

El Mago en el Sincronario Maya está representado por el símbolo del Jaguar, el ojo que ve todo. Y hasta el 25 de julio del 2016 estará intensificado. Estamos en un tiempo de recambios, de soltar lo que ya no es parte del proceso que elegimos transitar, de darle presencia al cuerpo como herramienta fundamental para estar despierto, presente en el aquí y ahora, sensibles a todo lo que experimentamos.

Es un año donde aquello que se viene gestando desde 2014 hasta el 25 de julio del 2015 se materializa, toma forma desde una necesidad interna y desde la expansión que fue dándose en todos los aspectos de la vida. El Mago también pide atención a lo que atraemos, pide reconocimiento interno de si eso es algo que me potencia o me traba. Reconocer la luz y la sombra de lo que atraemos a nuestra vida.

Asumir el propio poder es primordial, practicar la meditación de estar presentes cada día, conectados con las emociones que fluyen, apropiándonos del camino a elegir. El desafío humano es dejar ir, con agradecimiento, con perdón, aquello que nos ata, nos limita, nos bloquea el propio andar y pide la presencia íntegra en cada día.

Hay que dejar morir todo lo que hoy no sirve, para alivianar las espaldas, para que fluya la conexión con lo nuevo, para llenar la taza personal que pide este momento y así nuestra sanación suceda en la práctica.

El Mago nos permite cuestionarnos el uso que hacemos de nuestro poder, si somos íntegros y consecuentes, si somos humildes, si vemos lo que sucede alrededor sensiblemente y corriéndonos los velos del ego negativo que compite y se compara con el resto (creando una ilusión errónea de la realidad que en algún momento se derrumba y duele).

Lo que tenemos que aprender:

Ir hacia dentro, permitir que lo que tenga que suceder sea, aferrarse al pulso interno que no falla, confiar y soltar el control.

Tormenta Espectral Azul del 26/07/16 hasta 25/07/17

Se inicia la etapa demetamorfosis. Nos atraviesa cuerpo y alma el proceso caótico del cambio, de liberación y creación.

Pide activación de todo aquello que elegimos aceptar y potenciar, manifestándolo en el presente, desafiando el miedo mental y dejando ir los patrones limitantes para que el poder venga del interior, de nuestra propia magia, de nuestro poder personal, del ojo de nuestra tormenta interna.

Se anuncia un tiempo de intensidad emocional, de un caos necesario para ese nuevo orden buscado que se libera para que el proceso continúe. Todo lo negado reaparece mas fuerte si no fue atendido y la inseguridad se potencia si se sigue resistiendo al cambio que pide el momento. En esta etapa las emociones se destapan, para ser revisadas, abrazadas y aceptadas, comprendiendo que es ahora el momento de crecer, de perdonarnos, de perdonar y de dejarnos de victimizar por lo vivido.

Es hora de decidirnos a vivir sin tanto pasado que pese, sin tanta culpa sentida para el afuera y así por dentro, siendo responsables hoy de el rumbo a tomar. Todo esto se hace fácil si entramos en el ojo de la tormenta que pide conocerse, cuidarse, brindarse, activar de manera concreta el amor incondicional hacia nosotros y alrededor. Tomar riesgos hacia aquello que pulsa nuestro corazón, estar aliados con nuestra alma. Cuidarse de la negación hacia lo que se presenta, romper rutinas que pesen y adicciones que nos hagan escapar de nuestra propia riqueza interna por miedos. Investigarse, reconocerse, utilizar todo lo que esté a la mano que nos conduzca a un camino interior placentero, en conciencia con lo social que acontece, mirando a los ojos del otro con amor y respeto, siendo espejos en este transito humano.

Conclusión final del año 2016:

Pide estar atentos a las señales que llegan, vivenciar el tiempo como la oportunidad de manifestar nuestro arte, nuestra creatividad, nuestros dones, nuestra luz interior. Pide integridad, sensibilidad, visión interna, percepción y liberación de lo que limita para destrabar el camino y entrar en el cambio que nos deviene. Romper ilusiones mentales y crear lo que deseamos desde la práctica y desde la auto confianza. Aprender del amor que abre caminos, el que reconoce el dolor del otro como propio, el que no lastima, ni controla, ni manifiesta ego, el amor libre y sano.

Por ahí vamos activando la luz del año, desde lo mas universal hasta lo mas personal, desde la creencia que todos somos uno y así lo que vivenciamos por dentro repercute en el afuera y viceversa.

Por Carla Maria Battaglini, facilitadora del Calendario Maya
entremujeres.clarin.com

Anuncios