@solitalo

Puede que sorprenda a mucha gente el conocer que la roca más antigua que lleva escrita los Diez Mandamientos en Hebreo no se encuentra en Tierra Santa, sino que en Norteamérica. El controversial grabado se encuentra al oeste de Los Lunas, Nuevo México, en la ladera de un lugar llamado Hidden Mountain (Montaña oculta).

El Decálogo de Los Lunas, es una gigantesca piedra en el lado oculto de la montaña, cerca de Los Lunas, Nuevo México, a unos 35 kilómetros al sur de Albuquerque. La piedra lleva inscripciones regulares talladas en un panel plano. La inscripción es interpretada por algunos como una versión abreviada del Decálogo o Diez Mandamientos en una forma de Paleo-Hebreo.

Un grupo de letras semejante al tetragrama YHWH, hace cuatro apariciones en la piedra. La primera mención registrada del artefacto es de 1933 cuando el profesor Frank Hibben, un arqueólogo de la Universidad de Nuevo México, al parecer lo vio.

Hibben fue conducido a la piedra por un guía no identificado que afirmaba haber encontrado de niño en la década de 1880. Si esta información es exacta, una falsificación, es poco probable debido a que el script de Paleo-Hebreo era desconocida para los estudiosos en la década de 1880.

Un argumento en contra de la autenticidad de la piedra es el aparente uso de moderna puntuación hebrea, aunque el epigrafista Barry Fell sostuvo que la puntuación es coherente con la antigüedad. Otros investigadores descartan el artefacto sobre la base de los numerosos errores de estilos gramaticales que aparecen en la inscripción.

La piedra es polémica porque muchos sienten que el artefacto es precolombino y la prueba del contacto precoz de los semitas con las Américas, lo que prueba que la gente de Israel se estableció en América. Por el peso de la piedra de más de 80 toneladas, nunca fue trasladada a un museo o laboratorio para estudio y custodia. La piedra es accesible a los visitantes mediante la compra de un boleto de 25 dólares que dan acceso a un Permiso de la Oficina de Tierras Públicas del Estado de Nuevo México.

Toda esta información sugiere que los hebreos visitaron el continente americano en el año 500 AEC.

En 1979, una epigrafista de la Universidad de Nuevo México llamada Dixie Perkins propuso la teoría de la inscripción como Cypriotic griego, utilizado alrededor de 500 AEC. en la región mediterránea. En la traducción de Perkins, la piedra se lee como un informe de un explorador o un guerrero llamado Zakyneros, que se encontró aislado en el desierto y luchaba por sobrevivir. Muchos otros sin embargo, creen que la piedra es un engaño perpetrado por el mismo Frank Hibben.

Para otros es la confirmación de que las tribus perdidas de Israel vinieron milenariamente a América antes de la “era cristiana”.

El Di-s de Israel llevó colonias de israelitas justo a la tierra de América, antes de la destrucción de Jerusalén y la dispersión de Babilonia que se produjo en el 587 AEC. Un académico de Harvard Robert Pfeiffer, un experto en lenguas semíticas, llegó a la conclusión de que la misteriosa inscripción fue escrita en una forma de paleo-hebreo y parafraseó los Diez Mandamientos.

“Yo soy YHWH tu Elohim que te saqué de la tierra “, comenzó la traducción de Pfeiffer. ”No tendrás de ellos a otros dioses delante de mí.” Eruditos hebreos, como Cyrus Gordon de la Universidad de Brandeis, cerca de Boston, han dado fe de su autenticidad. El historiador Steven M. Collins señala que “La Piedra de Los Lunas” es una inscripción en hebreo arcaico y fue escrito en hebreo con las letras del estilo de la piedra moabita, fechada alrededor de 1000 AEC. Esto colocaría a la escritura en la piedra a la hora del reino de la antigua Israel, bajo su rey más rico y poderoso, Salomón, que reinó de 1014 AEC a 974 AEC, cuando los viajes por mar en todo el mundo eran bastante común durante la época de este rey, hijo de David.

La inscripción de piedra de Los Lunas pudo haber sido tallada durante la “edad de oro” de Israel, durante la increíble riqueza de Salomón cuando la financiación de viajes de vela en descubrimientos y de comercio marítimo era una verdadera hazaña.

Fueron necesarias vastas sumas; las inversiones fueron necesarias. Salomón fue el rey más rico que jamás haya existido, y sin duda tenían los recursos para financiar estos viajes de largo alcance y peligro. Además, durante su reinado Israel estaba en liga con las potencias del mundo de la época, incluyendo los fenicios y la nación de Egipto.

Hay un sorprendente número de pruebas y confirmaciones de que ha habido israelitas en el continente americano desde hace miles de años.

Fuente: Breaking Israel News
noticiasfinales.com