@solitalo

Que la harina y el pan vuelvan a ser puros y nuestros…

Parte del caos de nuestro tiempo de transición, consiste en que las multinacionales del alimento, han generado enfermedades y temor a alimentos que han sido el sostén de la vida para el Planeta. Con base científica rechazamos la harina, la leche, el azúcar que nos venden. Pero no es al alimento en sí que decimos que no, sino a su adulteración, por medio de los pesticidas, fertilizantes y manipulación genética, hechos con el objetivo de producir más, y obtener más dinero y poder.

Recordar el carácter sagrado de todos los alimentos que la humanidad ha cultivado desde el principio de los tiempos, cada vez que nos sentamos a la mesa, puede crear un campo de pensamiento que apoye el retorno de su diseño original.

El momento de comer, y recordar el Espíritu que anima al alimento, en la medida en que en nuestro mundo Occidental se repite al menos dos veces al día, puede ser un momento de potenciación y recuperación de la consciencia de que estamos consumiendo algo que en su origen es Sagrado.

Esto a su vez, es un llamado a todas las fuerzas de la Luz.

Denunciar el problema de la manipulación del alimento no es suficiente, sostener la visión de la solución, colectiva y planetariamente, es esencial para que los campos vuelvan a su diseño original. Nadie lo hará por nosotros.

Un ejemplo de lo que puede decirse antes de comer, irradiando luz dorada al plato y a la comida, sintiendo la energía que pasa a través de nuestras manos.

“Yo bendigo esta comida en el nombre de la Diosa, (o del Padre, de Jesús, de quien sintamos es lo más Alto)


Agradezco a todos los seres que han intervenido para que llegue a mi mesa, y reclamo, que vuelvan los campos verdes y dorados del trigo, el maíz, el azúcar y toda la vida que siempre fue nuestra. Que la semilla original retorne y sea honrada y protegida. Que la Madre Tierra vuelva a su soberanía, que lo que fue adulterado recupere su diseño original, y mi cuerpo con ello. Que así sea.”

Fuente: elportaldealana.com

Anuncios