@solitalo


Uno de las manifestaciones de la entrada en nuevas y más elevadas frecuencias, que se suma a la extrema sensibilidad a ruidos, ambientes y energías, es un llanto incontrolable que surge sin aparente razón.

Hasta ahora, asociábamos el llanto con el dolor. Y este llanto, tiene algo de dolor, porque muchas veces es acompañado por la sensación de tener una aguja, o piedra, en el espacio del corazón.

A las abundantes lágrimas que derramamos en esos momentos, Amma las llama las lágrimas del “llanto divino”.

Sobreviene ante una imagen, una despedida, una noticia hermosa, la confirmación de la manifestación de un objetivo largamente trabajado, o la salida de un lugar en el que hemos pasado mucha limitación.

Lo que lo caracteriza, es que es difícil de dominar, porque todo el cuerpo, todas las células, están vibrando, como en el llanto de algunos recién nacidos.

….María sale del vivero con las tres primeras plantas que ha comprado para su patio. Ha vivido con sus dos niños durante muchos años en un apartamento, y ahora ha alquilado una casita con patio. El llanto es imparable.

….Alejandra deja un aeropuerto, se dirige a un nuevo destino, en el que comienza una nueva vida, en el asiento del avión, todo el cuerpo se agita en un llanto liberador.

…. Susana sale de una casa en la que ha vivido con muchas limitaciones, ha ido de visita a recoger unos papeles, va caminando por el antiguo barrio. Sobreviene el llanto divino.

El llanto del Nuevo Nacimiento, es una de las señales de que, definitivamente, estamos dejando una antigua identidad, y entrando en una nueva realidad de nosotros mismos. Estamos entrando en una dimensión más elevada de vida y consciencia.

No se trata de que todos hemos de pasar por él, simplemente, es un signo más de que estamos a punto de anclar celularmente en una Nueva Identidad.

Está coloreado por una mezcla de suave dolor, conectado con memorias de las limitaciones que hemos dejado atrás. Es una mezcla de vibraciones, que pueden sacudir todo el cuerpo, y que, sobre todo, está abriendo un nuevo portal en el espacio del corazón.

Lloramos con sorpresa y asombro ante la nueva realidad paralela en que estamos entrando. Surge un profundo Agradecimiento a la vida, a la Fuente, y a todo lo que ha apoyado este nuevo nacimiento.

Y, sobre todo, estamos en una epifanía, la confirmación de que el Amor está detrás de todo lo que hemos vivido, detrás de lo que estamos viviendo, de que somos protegidos, de que somos amados, y de que somos Amor.

Que todos seamos sacudidos y sanados en el Llanto Divino, confirmando el Poder de la Fuente que somos.

12-10-2016
Alana Mesineo
Fuente: elportaldealana.com