@solitalo

Aquellos que son susceptibles de practicar la proyección astral, deben evitar ir al plano astral, ya que corren riesgos. Si quieren desarrollar su capacidad, deben proyectarse a planos superiores, y para eso se requiere que sean disciplinados y se den una dirección. Tienen que hacer una diligencia diaria con respeto a su desarrollo espiritual.

También tienen que prever el momento en que se proyectarán. Una proyección que se efectúa en los planos superiores, no se decide así no más por capricho:

– “Hey, son las tres de la tarde, no tengo nada que hacer, voy a subir”.

Esto se debe porque cuando se quiere proyectarse a planos superiores, se requiere la ayuda de un guía. Entonces entras en meditación, comienzas poco a poco a elevarte, pero en la última etapa necesitas de alguien que venga a buscarte para hacerte pasar la frontera que separa el astral de los niveles superiores. O sea que aquel que se desdobla sin jamás encontrar un guía que los dirija, significa que simplemente está viajando en el astral y jamás en otras dimensiones.

¿Por qué esa necesidad del guía?  Quien justamente fue un icono y yo diría que casi un dogma entre los antiguos egipcios.

(Los antiguos egipcios consideraban que la vivencia en sueños era tan real– sólo que en otra dimensión – que la vivencia estando despiertos. Me imagino que los antiguos ocultistas egipcios tenían un conocimiento profundo de los guías, que influyó en la religión del pueblo. Así en la mitología egipcia, el dios Anubis era el encargado de guiar al espíritu de los muertos al “otro mundo”)

El guía es una necesidad porque al cambiar de dimensión, también hay un cambio vibratorio. Cuando pasan de plano es necesario que alguien venga a protegerlos, para adaptarlos a la nueva vibración que encontrarán. Es importante que comprendan esta realidad que es la vibración. Mientras más se asciende en los planos sutiles, más la substancia que los compone vibra más intensamente.

Sobre el plano físico ustedes están determinados por una cierta vibración, por un cierto sonido que emiten y que tiene todos los aspectos y es resultado de todas las consecuencias de vuestra evolución cósmica. Toda la humanidad (sin considerar los aspectos de evolución espiritual de cada individuo) tiene el mismo sonido de base, o sea la misma vibración.

Para pasar a un plano superior, ese sonido de base tiene que adaptarse, o sea sintonizarse con la vibración más elevada que le corresponde a ese plano superior. Es como si a un foco le hicieran pasar una corriente de electricidad de mayor voltaje. Si no está previsto para soportar una mayor intensidad se quema. Para eso es el guía, para proteger, servirle de pantalla y adaptar progresivamente el cuerpo del viajero a la intensidad vibratoria del plano superior. Sin el guía el humano no podría pasar. Este guía no necesariamente se va a presentar, por ejemplo cuando lo encuentren, puede que solo vean su silueta. Entonces,

¿Qué tienen que hacer para que el guía se les aparezca?

Tienen que hacer meritos. Tiene que centrarse en la espiritualidad y no solo de manera anodina, sino con seriedad y cada día pronunciar una formula de alianza, ya sea por una oración que habrán recibido, que ustedes mismos habrán compuesto, o que habrán tomado de alguna escuela esotérica u orden iniciática. De esa manera eso crea el llamado y sobre todo crea el ambiente vibratorio donde el encuentro con el guía y la alianza con él van a poderse dar.

Cada día ustedes construyen esa alianza y así prometen que en tal fecha a tal hora, ustedes desearan subir a los planos superiores (usualmente es el plano mental). Y así llegado el momento de la cita ustedes comienzan la proyección. En un primer tiempo van forzosamente llegar sobre el plano astral, porque no se pueden subir al segundo piso, sin haber pasado por el primero. Así como se requiere subir piso por piso, también se requiere subir plano por plano, dimensión por dimensión. Pero no se quedarán en el plano astral, el guía vendrá por ustedes e inmediatamente percibirán la diferencia.

Para aquellos que están acostumbrados a desdoblarse sobre el plano astral simplemente cambia el escenario, la civilización. Encuentran otros seres, otras actitudes, otros ideales, etc.

Cuando se efectúa ese cambio de dimensión, de plano sutil, tienen la impresión de despertar, de salir de un estado de letargo. Aunque estuvieran conscientes en el plano astral y hayan pasado en estado consciente de un plano al otro. Esto se debe porque mientras más se asciende en los planos sutiles, más la conciencia se eleva, más se despierta a la realidad cósmica. Por eso los planos sutiles se llaman también planos de conciencia. Esto no lo perciben cuando se proyectan en el astral porque la conciencia que se tiene en el plano astral no es más evolucionada que la conciencia que se tiene en el plano físico. No es una conciencia espiritual.

(Maestro Pastor, 21-11-87)
esoterismo-guia.blogspot.com