@solitalo

Prácticamente ninguna personalidad del mundo occidental sea mas conocida que la figura de Jesús, aún cuando los hechos por los que se le reconoce, ocurrieron hace ya mas de 2.000 años, y las fuentes de las que proviene este conocimiento son difusas y no necesariamente rigurosas. 

Se dice que en la actualidad, aproximadamente mil trescientos millones de personas son creyentes o cristianas, pertenecientes a alguna de las distintas ramas o denominaciones que se han ido generado a lo largo de la historia. De esa enorme cifra, sin embargo, son muy pocas las personas que comprenden en profundidad y menos aún, las que ponen en práctica las enseñanzas que trajo a la humanidad el maestro Jesús, y las que fundamentalmente no difieren de las verdades y las enseñanzas que nos han traído otros maestros de diferentes tradiciones tanto en el pasado, como en el presente.

Hay muchas razones para esto, pero quizás, la principal tiene que ver con la distorsión, la errada interpretación y la manipulación intencional de los documentos originales, por parte de los poderes y los velados intereses de quienes  se apropiaron de su mensaje, y las rígidas doctrinas que se crearon y establecieron en torno a su figura. Y entonces tenemos, que la mayoría de las personas hemos recibido esta información a través de las diversas ramificaciones que se fueron generado de la raíz original del cristianismo primitivo, tales como iglesias, sistemas educacionales, doctrinas religiosas, patrones familiares u otras, y en términos generales se desconoce que dichas informaciones en muchos casos, carecen de veracidad, no se corresponden con la realidad, y que fueron incorporadas a las escrituras y difundidas varios siglos después de que los hechos históricos tuvieron lugar. 

El tema es muy amplio, por lo que quisiera centrarme en la relación simbólica y arquetípica entre el maestro Jesús y María Magdalena, como representación del perfecto equilibrio que debe existir entre las polaridades o energías femenina y masculina. Algo absolutamente similar a las historias de Krisna y Radha o Rama y Sita en la cultura védica de la India, Isis y Osiris en la cultura egipcia o la alegoría de Adan y Eva en el Antiguo Testamento. 

Una gran parte de los problemas que sufre la humanidad en la actualidad, tienen su raíz emocional en el gran desequilibrio que se a producido por la supresión y la represión de la energía femenina y la errada y exagerada valoración que se le a dado a la energía masculina. Y si bien esto es algo que a afectado profundamente la psiquis del mundo propio de las mujeres, de la misma forma a afectado al mundo de los hombres y al desarrollo y el avance de la sociedad moderna en general, en lo que respecta al correcto entendimiento del mundo espiritual.

Entonces, toda esta falta de equilibrio  se a manifestado en las sociedades como interminables guerras,  falta de paz interna, odiosidades raciales, permanentes conflictos de diverso tipo y condición, generando una gran separatividad de nuestro Ser Escencial. Entonces, el camino es corregir desde lo pequeño hacia lo macro, donde cada uno debe hacer su propio recorrido y su propio aprendizaje. Y es así, como cada paso que damos, es muy importante para nosotros mismos, también lo es para la humanidad en su conjunto.

Es parte del Plan Divino, el que el ser humano experimente en la tierra el libre albedrío, y el que la cosecha sea consecuencia de la siembra, lo que se conoce como la ley del Karma, y aún cuando todo pareciera ser un desastre, verdaderamente no lo es, ya que el valor de la experiencia no se puede lograr sin precisamente experimentar y aprender de los errores de nuestras palabras, pensamientos y acciones, ya que ahí reside precisamente la fuente de todo aprendizaje. Esto es algo que fue tan válido para quienes llegaron finalmente a ser maestros, como para quienes estamos en los diversos grados del camino de la maestría. Cada uno a su tiempo y a su propio ritmo.

Las almas esencialmente nos son ni masculinas ni femeninas, y de acuerdo a la manifestación que tomen en el mundo de la forma física, necesariamente siempre debe haber un equilibrio en la polaridad, y esto es algo en lo que debe trabajar particularmente cada Ser. 

En el conocimiento esotérico, la figura de Jesús como un gran Avatar o maestro perfecto, dista mucho del conocimiento mas elemental y rudimentario que poseen las masas, las que en su gran mayoría aún le rezan a una figura crucificada, sangrante y llena de sufrimiento, y escuchan regularmente las prédicas y los sermones de sacerdotes, que en buena medida también tienen conocimientos y entendimientos muy básicos y primarios de lo que son las verdaderas leyes espirituales. 

Todo esto nos lleva a  que la doctrina del cristianismo, con su interpretación literal y en muchos casos infantil de las sagradas escrituras que la nutren, es parte importante en la distorsión y la errada comprensión del mensaje y la misión que cumplió el maestro Jesús en dicha encarnación. En todas las tradiciones, las escrituras, los mitos o las leyendas de los mundos antiguos, es algo absolutamente sabido por las mentes mas adelantadas, que todas ellas son meras representaciones metafóricas o elegorías de las eternas verdades espirituales, y que estas deben ser necesariamente entendidas e integradas con la mente abierta, el corazón receptivo y desde lo mas profundo de nuestro Ser.

María Magdalena al igual que Jesús, fue una gran iniciada, una maestra de altísimo nivel, al igual que lo fueron los apóstoles, la familia directa de Jesus, como Maria y José o también a quienes se les conoce como los reyes magos. Todos ellos cumplieron un rol muy importante en aquella época, apoyando, sosteniendo e iluminando la misión de Jesús, y actualmente ocupan lugares muy destacados en la alta Jerarquía de los Maestros Ascendidos. 

La asociación de la figura de María Magdalena con una prostituta, proviene de algo así como 700 años con posterioridad a los hechos históricos, y naturalmente se deriva de mentes estrechas y limitadas y está absolutamente desligada de la verdad y la correspondencia con este maravilloso Ser, conocida en las jerarquías de Luz como Lady Nada, y quien además es la Llama Gemela del maestro Jesús, también conocido en las mismas esferas, como Lord Sananda. 

Solamente se me ocurre una palabra para sintetizar la grandeza y la benevolencia de estos radiantes maestros de Luz, y esta es Amor, que fue precisamente una de las mas importantes enseñanzas que nos legó el maestro Jesús en su paso por la tierra: ” Amar a Dios por sobre todas las cosas, y amar al prójimo como así mismo. ”  Nadie puede amar a Dios o al prójimo en esa forma, si es que antes no ha amado y reconocido su propia divinidad. Finalmente, eso es en esencia, la Gran Edad Dorada, un flujo continuo, permanente e infinito de energías de amor incondicional.

El Amor es la vibración mas elevada, que sostiene y nutre la creación divina en todos los planos y dimensiones, tanto en la tierra como en el cosmos, y en el ser humano encuentra su correspondencia y su domicilio en el corazón de cada Ser. Para llegar a experimentar esa hermosa vibración es muy necesario llevar una vida ordenada, con autodisciplina, control de los sentidos y en lo posible bajo la guía de un auténtico y genuino maestro, ya sea en el plano físico o en el plano etérico.

Particularmente tengo un afecto, una veneración y una devoción muy especial por esta pareja de grandes y esplendorosos Seres de Luz, que desde tiempos inmemoriales vienen trabajando incansablemente para asistir al progreso y el avance del planeta y la evolución de la humanidad a las esferas mas elevadas. 

Lady Nada, es también conocida como la Diosa del Amor, y parte de su trabajo y su incondicional entrega, es lograr que las polaridades masculinas y femeninas lleguen a ser una realidad en los diferentes reinos que evolucionan en la Madre Tierra. Es un Ser de indescriptible belleza, y quienquiera que se acerque a ella con veneración y respeto será respondido con dulces bendiciones y generosa asistencia, naturalmente, lo mismo aplica para quienes invoquen y trabajen con los influjos y las radiaciones de la Llama Oro Rubí.

Jorge Herreros
aguilablancandina.blogspot.com