@solitalo

Tanto si eres una persona que ha estado trabajando duramente durante muchos años para conseguir una buena situación económica como si eres un joven que está empezando su camino, el viaje hacia el bienestar económico no tiene por qué ser largo.

Tampoco requiere de grandes cantidades de tiempo y de esfuerzo físico. Te vamos a enseñar a utilizar el potencial de energía que tienes a tu alcance. Queremos enseñarte la correlación total que existe entre los pensamientos que has tenido respecto al dinero, tus sentimientos cuando los tienes y el dinero que fluye a tu vida.

Cuando eres capaz de hacer esta correlación de manera consciente y decides dirigir deliberadamente tus pensamientos, accedes al poder del universo y te das cuenta de que el tiempo y el esfuerzo físico tienen relativamente poca importancia en tu éxito económico. Empecemos con la sencilla premisa de que en tu universo y tu mundo obtienes aquello en lo que piensas.

Muchas veces la gente nos dice: “Eso no es cierto, porque siempre he pensado en el dinero y lo he deseado más que ninguna otra cosa, pero sigo luchando por conseguirlo”. Y entonces les decimos que lo más importante que hay que entender cuando quieres mejorar tu situación económica es que:

EL TEMA DEL DINERO TIENE DOS ASPECTOS:

1. El dinero, mucho dinero, el sentimiento de libertad y comodidad que puede proporcionar su abundancia.

2. La falta de dinero, no tener casi lo suficiente, el sentimiento de miedo y decepción al que induce el pensamiento de la falta de dinero.

Es necesario que seas consciente de en qué estás pensando realmente, y lo más importante, de cómo te sientes respecto al dinero. Si piensas o dices cosas como: “¡Oh!, esto es muy bonito, pero no puedo comprarlo”, no tienes la actitud vibratoria correcta para permitir la satisfacción de tu deseo. El sentimiento de decepción que hay en tu reconocimiento de que no puedes comprarlo es tu indicador de que la balanza de tu pensamiento se decanta más hacia la escasez que hacia el propio deseo.

LA EMOCIÓN NEGATIVA QUE SIENTES CUANDO RECONOCES QUE NO PUEDES COMPRAR ALGO QUE DESEAS ES UNA FORMA DE SABER HACIA QUÉ LADO SE DECANTAN TUS PENSAMIENTOS, Y LA CANTIDAD DE ABUNDANCIA QUE ESTÁS EXPERIMENTANDO ES OTRA FORMA DE SABERLO.

Muchas personas siguen manteniendo la experiencia de “escasez” en sus vidas simplemente porque no ven más allá de la realidad de lo que están experimentando. Es decir, si experimentan la falta de dinero, son conscientes de ello y hablan a menudo de ese tema, se mantienen en esa situación crónica.

Nosotros queremos que entiendas que si sigues contemplando lo-que-es, no encontrarás la mejora que buscas. Si quieres un cambio importante en tu vida, has de emitir vibraciones muy diferentes, lo que significa que has de tener pensamientos que hagan que te sientas de otro modo, que te sientas abundante.

¡YO SOY la resurrección y la vida de mi provisión infinita de dinero y de toda cosa buena y perfecta!


¡YO SOY la gran abundancia de Dios hecha visible ahora mismo en mis manos y para mi uso ilimitado!!

Gabriel Vallejo
Tomado de cienciacosmica.net