@solitalo

Cuidar de uno mismo es algo difícil para muchos de nosotros justo ahora. Aprender a decir que no a las personas es una forma de comenzar a decir sí a uno mismo con mayor frecuencia.

Puede resultar difícil decir que no en cualquier situación por muchas razones. Un amigo puede pedirte un favor, la familia te puede necesitar, te invitan a algún lugar, en tu empleo pueden querer que trabajes tiempo extra sin paga adicional o incluso pagándote bien. Pero algo dentro de ti te dice “no puedo hacer esto”.

Entonces buscas una excusa para justificar tu no. Buscas en tu diario y esperas que haya una buena razón que puedas ofrecer para decir que no. Tu “es que no puedo” interno ES tu buena razón.

A veces no podemos comprender a nuestro yo interno de manera lógica, solamente necesitamos confiar en nuestro cuerpo. Quizás estemos cansados. Quizás nuestro cuerpo sepa algo que no sabemos respecto a lo que nos espera si decimos que sí ante algo que no se sentía bien desde el comienzo, o de algún potencial que pudiese estar desenvolviéndose para nosotros si confiamos en nuestro instinto, entonces decimos que no y abrimos un espacio para algo que sí se siente bien.

Si tienes tendencia a sentirte culpable al decir que no, lo entiendo. Pero si lo miras desde otro ángulo, el actuar constantemente desde una posición de evitar decepcionar a los demás significa que constantemente te estarás decepcionando a ti mismo. Y un yo exhausto, agotado y vacío no le sirve a nadie.

Aliméntate. Llena tu copa.

(c) Dana Mrkich 2016

© Dana Mrkich 2016. Se permite compartir este artículo gratuitamente siempre que se acredite la autora y se incluya la URL http://www.danamrkich.com
El material traducido al español de Dana Mrkich se encuentra a su disposición en archivo Word en el sitio creado para ella en http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm
Traducción Fara González

Anuncios