@solitalo

Las plantas que se abren paso a través del concreto son recordatorios visuales de que la vida es energía. Y ese mismo deseo de perseverar se encuentra en mí, me llena. No importa cómo el mundo a mi alrededor cambie, una perfección inmutable existe más allá de lo que puedo ver. ¡La vida siempre triunfa!

Estoy receptivo al fluir sanador que circula por mi cuerpo y mi mente, renovándome y llenándome de energía. Esta fuente interna es la verdad de mi ser. Mi cuerpo es el templo del Dios viviente. Descanso, sosiego mi mente y armonizo mi corazón según la vibración del Espíritu divino en mí. Yo soy uno con la expresión de la vida infinita. Yo soy renovado, restaurado y revitalizado.

Palabra diaria unityenlinea.org

Anuncios