@solitalo

Acepto el cambio con serenidad y flexibilidad.

La vida está llena de cambios que presentan tanto retos como posibilidades. Mi habilidad para adaptarme a los giros imprevistos es fomentada cuando me mantengo firmemente vinculado con Dios. Gracias a la sabiduría divina en mí, reconozco y acepto lo inesperado con serenidad y fe. Me adapto con aplomo a cualquier circunstancia nueva.

Si enfrento desafíos tales como un divorcio, la pérdida de mi trabajo o un diagnóstico médico, determino permanecer flexible y abierto a la luz divina.

Cualquiera que sea la circunstancia, se la entrego a Dios. Alineado con el Espíritu, permanezco receptivo, flexible y en calma. El Amor perfecto sostiene y dirige mi vida siempre. La voluntad de Dios para mí es el bien y sólo el bien.

Palabra diaria unityenlinea.org

Anuncios