@solitalo

Existen dos tipos de Mantras:

1. Jada:

Mantras inertes que deben ser vivificados o animados a través de su repetición. De este modo, no están vivificados “por omisión o default”, sino que tienes que hacer eso repitiéndolos por mucho tiempo. En consecuencia, su efecto no es inmediato.

2. Caitanya:

Mantras vivificados. Estos Mantras ya han sido animados o vivificados por otra gente que los repitió por largo tiempo. Como consecuencia de ello, su efecto es inmediato.

Los primeros se dan generalmente en forma privada, es decir, son Mantras personales que “sólo” tú puedes usar. A su vez, los últimos son populares, o sea, son conocidos públicamente. Sin embargo, se dice que sólo darán frutos cuando se los recibe de un verdadero gurú y no cuando se los toma meramente de libros, otra gente, etc. Bien, el problema aquí es cómo va uno a saber si alguien es un gurú genuino o no. Solamente un verdadero discípulo puede reconocer a un verdadero gurú. Pero, como la gran mayoría de la gente no son verdaderos discípulos, aunque puedan creer que lo son, el problema es realmente complejo.

De todas formas, consideremos que existen dos tipos de gurús, uno es meramente un portal en tanto que el otro es el Gurú real. El primero es un ser humano y él/ella se denomina el gurú físico, quien es una mera sombra del segundo. El Gurú verdadero no es un ser humano y por lo tanto no tiene cuerpo. Éste es el verdadero Gurú y mora en ti como Tú Mismo. Si alguien puede comprender Sus mensajes e instrucciones internas, no necesita en absoluto al gurú físico. El problema es que la mayoría de las personas no pueden entender lo que el Gurú interior está diciendo. Entonces, el gurú físico se hace necesario. Con todo, este tipo de gurú es “humano” y tiene un “ego”. Este ego debería estar orientado hacia lo divino… pero nunca puedes estar seguro. Se recomienda que lo mejor que uno puede hacer es seguir las instrucciones de un gurú físico hasta que puedas comprender claramente los mensajes del Gurú interno.

Únicamente el Gurú interior es totalmente “confiable” cuando se lo entiende apropiadamente ya que no posee ningún cuerpo y Su naturaleza es divina. Los seres humanos… son seres humanos, tú sabes. Obviamente, si quieres tener tu gurú físico aún cuando puedas comprender al Gurú interno, puedes hacerlo… pero ya no es más relevante.

Existe un secreto para que un Mantra dé frutos rápidamente: Debes intentar sentir que “Tú, el Mantra y la Deidad del Mantra son lo mismo”. Si repites un Mantra, sintiendo que eres distinto del Mantra y su Deidad, el Mantra no producirá frutos adecuados. Así mismo, si sólo tienes una conciencia “doble”, es decir, “Tú y el Mantra son lo mismo” o “Tú y la deidad son lo mismo”, el Mantra no rendirá apropiados frutos. Debería haber una conciencia “triple”, en suma, “Tú, el Mantra y su Deidad son lo mismo”, para tener éxito en su repetición. Éste es el secreto. De esta manera, cuando repitas el “Pañcaaksariimantra”, “Tú, el Mantra y Shivá (su Deidad)” deberían ser sentidos como siendo lo mismo”.

El Mantra “Om namah shivaaya” se conoce comúnmente como “Pañcaaksariimantra” o “Mantra de cinco sílabas” pues se compone de cinco sílabas (menos Om, por supuesto): na-mah-shi-vaa-ya.

OM Namah Shivaya

Su significado literal es: “Om, salutación (námah) a Shivá (shivaaya)”. Shiva quiere decir aquí “Dios”. Es un Mantra muy antiguo, y por lo tanto ha sido pronunciado por milenios. Está lleno de “Shakti” o Poder Divino.

Una última cosa: Este Mantra puede ser usado mientras llevas a cabo tus tareas diarias así como también en meditación. Repítelo a la misma velocidad en que una persona habla normalmente, ni demasiado rápido ni demasiado despacio. Es uno de los Mantras más poderosos y el efecto que produce puede ser incrementado si coordinas el Mantra con tu proceso respiratorio: una vez al inhalar y otra al exhalar. Como es obvio, esto puede ser practicado sólo cuando estás meditando, pues es muy difícil de realizar cuando estás trabajando, hablando y otras cosas por el estilo. Alguna gente podría experimentar que el Mantra es demasiado largo como para repetirlo una vez cuando inhalan y otra cuando exhalan. Bien, si eres uno de ellos, no lo coordines con tu respiración. A veces, cuando este problema ocurre, las personas pueden utilizar Mantras más cortos alternativamente sólo para la meditación.

Fuente: http://www.sanskrit-sanscrito.com

Anuncios