@solitalo

Cuanto más rígidos nos pongamos en nuestra manera de pensar, más confuso se volverá nuestro cuerpo emocional. Para remediar esto, muchas personas tratan de poner orden en el yo físico y el medio ambiente mediante ciertas formas de “disciplina”. No estamos hablando solo de un entrenamiento medido para alguna meta o posición tangible. Esto es otra cosa.

Cuando se desatienden las emociones, ellas se intensifican o se profundizan, incluso se somatizan. Cuando una persona rígida HIERVE POR DENTRO, puede sentir una mayor necesidad de mantenerse “controlada,” mediante el trabajo compulsivo, el ejercicio, la dieta estricta, el ritual religioso o la denegación de comodidades.

La rigidez en la vida es su propia forma de INFIERNO, especialmente cuando se la practica a instancias de “voces” internalizadas que quedaron de una infancia abusiva o un trauma en la vida. Para algunos, estos “sargentos instructores internos” son la encarnación de “los demonios,” ya que parecen estar presidiendo su propio castigo personal, o ejecución.

¡La única salida es encararlo! Tenemos que enfrentar a nuestros “demonios,” a nuestro debido tiempo, en nuestro propio terreno. Y si mientras tanto nos desbordamos, tendremos que volver a encuadrar ese momento y simplemente DEJAR QUE SEA EL MOMENTO ADECUADO. ¡O vamos “adentro” para trabajar nuestras sombras, o ellas saldrán “afuera” y nos liquidarán!

Esto no significa que perdamos toda forma y estructura, o que nos convirtamos en “bebés llorones” ante cada pequeña protuberancia o rutina en la vida. Pero sí significa que debemos examinar detenidamente las creencias y “memes” que pasan volando por nuestra conciencia mientras vivimos cada día.

Un momento de “aplastamiento” por lo general viene pisándole los talones a “guardar silencio,” como si alguien adentro estuviese diciendo: “Ahora guarda silencio, o realmente voy a darte algo por qué llorar”. Es una emanación energética natural de “tendrías que,” de “deberías” y de la presión auto-inducida de manipulación, nacida quizá en otra vida, o tal vez más temprano en esta secuencia de tiempo. Que Dios-Diosa-Todo Lo Que Es nos bendiga mientras nos sacamos las “espinas” innecesarias de nuestras almas amorosas y aprendemos a respirar libremente otra vez.

Daniel Jacob
Reconnections.net
Título en inglés: Personal Rigidity
Traducción: Susana Peralta
manantialcaduceo.com.ar

Anuncios