@solitalo

“OM”, “AH” y “HU” son sólo algunos de los mantras, una sílaba de diferentes tradiciones, hay muchas otras. Estos tres han sido descrito por su reconocimiento y poder. Curiosamente, estos mantras de una sílaba se combinan con bastante facilidad.

De hecho, si se canta el “OM” o “AUM” como un sonido de tres sílabas como se sugiere en otro lugar- “AH OH MM” -usted tiene una combinación que contiene al menos dos de estos sonidos, el “OM” o “AUM” debe sonar en una respiración. Proyectar las 3 sílabas como tres sonidos separados para que el “AH” resuene el centro del corazón, el “OH” resuena el centro de la garganta y de la “MM” resuena el tercer ojo y la corona. Esta manera de hacer sonar el “OM” es extremadamente eficaz en un grupo para llevar a la energía de las personas.

El canto budista tibetano de “OM AH HUM” también contiene estos sonidos. El “OM AH HUM”, el mantra de la Bendición precede con frecuencia la recitación de otros mantras. En este contexto, cuando se utiliza como parte de este mantra, el “AH” encarna el principio del sonido creativo y de expresión pura y se utiliza para resonar el chakra de la garganta (con el “OM” resuena el chakra de la corona y el “HUM” resuena el chakra del corazón).

En conclusión, estos tres mantras de “OM”, “AH” y “HUM” son particularmente eficaces para trabajar con un grupo con el fin de crear y luego proyectar el sonido sagrado; su uso ayuda en la sanación planetaria, utilizar el sonido para ayudar a la creación de la paz y la armonía en la Tierra.

Como siempre, hay que señalar que la intención del cantor es de gran importancia. Estos mantras tienen su propia resonancia divina extraordinaria. Pero a través de ellos se puede proyectar la intención en estos sonidos, ampliando y haciendo aún más extraordinario los grandes dones de curación que pueden aportar.

Enrique Renacer Ibarra/Facebook 

Anuncios