@viajesdenacho

“Divide y vencerás” ha sido y es el lema de quienes tienen como objetivo primordial la dominación de los otros. Algunas razas estelares inter dimensionales como los draconianos, llegaron a esta galaxia hace muchos millones de años y ya llevaban millones de años evolucionando, aclarando que para ellos “evolución” es igual a “dominación”, no es una evolución espiritual, están en modo “supervivencia”.

Cuando llegaron a esta galaxia se encontraron con varias razas, entre las cuales estaba la raza humana que evolucionaba en otros planetas diferentes a la Tierra. Existen muchas razas de seres en el universo y aunque todos formamos parte del Uno, Único, Universal y no existe nada fuera del Infinito Absoluto Dios, no todas las razas estelares han sido creadas por el mismo dios. Acá la palabra dios en minúscula porque existen en la Creación “energías/dioses” que manifiestan sus deseos de acuerdo a las esencias predominantes en si mismos.

Los draconianos piensan que tienen derecho dominar a la raza humana porque tienen más tecnología y se sienten poderosos.

La forma de conquistar, ordeñar y esclavizar a la raza humana es a través de la manipulación mental y emocional que los lleve a alinearse con el miedo, es lograr que nos olvidemos de quienes somos realmente. Pero eso de hacer creer a la raza humana que es “débil” tiene más que ver con envidia y al final con miedo. Hubo y hay guerras en toda la galaxia que básicamente son entre los draconianos y sus sub razas alineadas con el “servicio a si mismos” por un lado y por el otro, las razas alineadas con el “servicio a los demás”.

Todos tenemos libre albedrío y dentro de todas estas razas, incluyendo los reptilianos y los humanos, hay seres alineados con el mal que están en clara y manifiesta oposición al Orden Divino. Acá nos referimos con Orden Divino a la posibilidad de evolucionar en dualidad, luz y oscuridad, con libre albedrío, asumiendo las consecuencias de cada pensamiento, emoción, obra y omisión. Quienes están fuera del Orden Divino, están en contra del proceso de evolución, son razas regresivas, están estancadas. La luz y la oscuridad si forman parte del Orden Divino, pero el mal que está manifiesta y conscientemente en contra de Dios el Supremo Creador se encuentra fuera de este Orden.

Resulta que la raza humana es muy incómoda para las razas regresivas, se supone que somos “débiles”, pero somos los arquitectos originales de la físicalidad en todas las dimensiones incluyendo la 3ra dimensión, nosotros creamos este sistema de realidad. Es decir, los seres humanos manifestamos los cuerpos físicos en tercera dimensión desde nuestros cuerpos espirituales con nuestra intención, es como un juego mental/emocional.

Otras razas no pueden hacer esto con el pensamiento sino con tecnología. Esto es porque la raza humana en sus cuerpos de luz (no sus cuerpos biológicos) fue creada directamente por Dios, el Supremo quien la hizo “a su imagen y semejanza”, con su ADN divino, entregándose en amor, porque Dios es Todopoderoso porque es Amor. Amor y Dios son sinónimos. Somos capaces de balancear todas las energías del universo dentro de nosotros mismos y decir: Yo soy amor.

Los draconianos ven el amor como algo débil, no saben que es la fuerza más poderosa del Universo. Debido a que están desconectados de la Primera Fuente, necesitan dominar y chupar de la luz y la energía de otras razas para sobrevivir. Durante las guerras en la galaxia han explotado planetas, otros se han movido de orbita, unas lunas desaparecen y otras aparecen. El cambio es parte de la vida que se expande. Y ahora llegamos a la Tierra, cuando los reptilianos que son una sub raza draconiana, llegaron al planeta Tierra hace muchos miles de años, se mezclaron con una de las razas que ya estaba evolucionando acá, los terrícolas, esto creo un problema tanto para la raza humana de la Tierra como para ellos mismos, nuestros ADN se mezclaron y ahora tenemos, por ejemplo, una parte del cerebro llamado reptil.

Cuando el ADN se mezcló, como los seres humanos somos “multidimensionales” es decir, no somos este cuerpo físico, sino que habitamos en varias dimensiones de forma simultánea, también el ADN de los reptilianos se comenzó a “infectar”, gran susto para ellos, ya que además estamos mezclados con al menos 22 razas más, somos como se diría: un arroz con mango. Somos tal y como lo dicen las razas estelares: una biblioteca genética.

Muchas de las razas que mezclaron sus genes con los humanos de la Tierra, tienen el mismo objetivo: Entender cómo es que nosotros manifestamos la fisicalidad, así que decidieron que mezclándose pues podrían descubrir el “secreto”, o sea, cómo hizo Dios para crearnos así. Las razas estelares tienen sus agendas, así sean de luz, por eso tantas canalizaciones de cientos de seres, y por eso tan importante crecer en discernimiento y ocupar nuestro lugar como raza humana.

Porque, aunque haya muchos colores, blancos, negros, amarillos, rojos, marrones somos una misma raza, la maravillosa raza humana. Nuestro mensaje a todas las razas estelares es: “esta es nuestra realidad y deben pedirnos permiso para entrar.” Recordemos que todo lo que está ocurriendo en el planeta Tierra es producto de una matrix involutiva, es decir, un holograma proyectado al inconsciente colectivo con los límites y parámetros que los reptilianos desean que manifestemos en la fisicalidad.

Es decir, estamos escogiendo, usando nuestro libre albedrío para crear el mundo que los reptilianos necesitan para poder seguir cosechando la energía y sobrevivir en la dimensión en donde ellos habitan. Todo esto que hacen los reptilianos y las razas regresivas, es en común acuerdo con aquellos que lo perdieron todo, me refiero a los de la famosa rebelión de los cielos, es decir, trabajan en equipo.

Entonces, esta lucha, no es por los cuerpos físicos, es por los espíritus y las almas de los seres humanos que cuando escogen el mal y el miedo de forma continua quedan atrapadas en unas redes bien complejas. Ahora vamos con Venezuela: las ideas, los pensamientos de división, odio, victimización, violencia, intolerancia, que están teniendo nuestros líderes políticos son “implantados” para evitar que los seres humanos del país Venezuela nos unamos. Nosotros vemos a los gobernantes y pensamos que allí hay un ser humano, pero en realidad en muchos casos el espíritu se apartó de dicho cuerpo humano, y son títeres. A los titiriteros no los vemos, y están detrás de todos los líderes políticos actuales, de todos los países, a menos que ese líder este “muy despierto”. Las armas con las que cuentan los reptilianos son mucho más avanzadas de lo que podemos imaginar: el control mental y emocional no es a través de programas subliminales, eso es juego de niños. Tienen formas de detectar las diferentes frecuencias vibratorias en forma de pensamientos, emociones y luz espiritual que emiten las diferentes comunidades en cada país del planeta, tienen un internet energético galáctico, pueden ver “todo” desde la dimensión donde habitan.

Si queremos recuperar nuestro planeta y usar conscientemente nuestro libre albedrío, tenemos que salirnos del sistema primero mental y emocionalmente, para comenzar a pensar como queremos que sea nuestra realidad, que papel queremos tener en esta galaxia. En este proceso estamos, en Venezuela y en todos los países del mundo, tenemos el poder de cambiar las cosas. El planeta está ascendiendo a otra dimensión, unos van a montarse en el tren y otros no, es una oportunidad evolutiva de oro.

Una forma práctica de alinearse con el amor: cada pensamiento, sentimiento, palabra, acción, omisión que tengas reflexiona si está alineado con el amor, si no es así, deséchalo, es la mejor forma de fortalecerte y ser menos vulnerable. Cada ventanita que dejes abierta al mal, será inmediatamente aprovechada por ellos, estamos en un momento cósmico y planetario en donde hay que elegir: Servir a Dios y a Su Orden Divino o no. ¿Podemos “despertar” sin necesidad de una catástrofe, un mega terremoto, una guerra mundial etc.? ¿Vamos a unirnos como raza humana y a ocupar nuestro lugar en la galaxia antes de que el planeta Tierra sea destruido y saqueado tal y como están haciendo con Venezuela? ¿Hasta cuándo vamos a estar en modo supervivencia reptil? ¿Nos damos cuenta de que nos mantienen distraídos con la televisión, el internet, la moda, los deportes, las adicciones para evitar que nos ocupemos de lo nuestro?

Los seres humanos tenemos la posibilidad de evolucionar espiritual y multidimensionalmente, somos capaces de manifestar el Cielo en la Tierra, en esta o en cualquier Tierra, a través del amor. Estoy segura de que si nos lo proponemos podemos hacerlo. Nuestra verdad es: Dios es Todopoderoso porque es Amor.

Natacha Henriquez Paneyko

Anuncios