@solitalo

RECORDACIÓN RADICAL
Por
Sarah Varcas

Agosto comienza en medio de una estación de eclipses que continúa hasta el 15. El mes pasado fue una experiencia intensa para muchos, con eclipses solares y lunares desafiantes hasta para los más equilibrados. Al embarcarnos en un nuevo mes tenemos un eclipse solar más por venir el día 11 antes que las cosas comiencen a aflojar. Marte ha estado en conjunción con el Nodo Sur desde fines de mayo, anclando nuestra atención en el pasado, racionalizando la adopción de viejos hábitos sobre nuevos enfoques y reteniéndonos generalmente cuando más necesitamos avanzar.

Esto ha hecho bien difíciles las últimas semanas ya que las energías de los eclipses han exigido nuevas respuestas a la vez que nuestros instintos nos dicen que la seguridad yace en lo familiar. Esta atadura al pasado se debilita al comenzar agosto. Para algunos pareciera un despertar de un sueño misteriosamente seductor en el cual las reacciones y comportamientos se han sentido involuntarios y automáticos.

A partir del 5 de agosto nos sentiremos más presentes y capaces de tomar decisiones informadas con intención clara en lugar de actuar bajo la influencia de impresiones y emociones inconscientes.
A pesar de este regreso colectivo a un estado mental más presente, continúa un profundo cambio interno a lo largo de agosto. Con entre cinco y siete planetas retrógrados durante todo el mes – siendo el ocho el planeta enano Eris – nuestra vida interna recibirá un gran impacto de la experiencia externa.

Eventos aparentemente inconsecuentes pueden afectarnos más significativamente de lo anticipado, disparando reacciones inesperadas que necesitan atención. Como apoyo habrá un semi sextil entre Quirón y Urano que continúa hasta el 22 de agosto y brinda tanto medios como motivación para liberarnos de la atadura de la emoción difícil. Lo que nos abrumaba puede sentirse inexplicablemente menos intimidante. El torbellino interno que dominó los días anteriores puede terminar en una hora. De forma misteriosa y a la vez como bendición oportuna, la emoción intensa contendrá la clave de su propia desaparición, y tendremos ojos para encontrarla aunque estén llenos de lágrimas amargas.
Una cuadratura permanente entre Quirón y Saturno (primeramente mencionada en mi reporte de julio aquí here) continúa su danza en espiral a lo largo del tiempo y espacio.

Podemos descubrir que no solo podremos salirnos de las líneas de tiempo presentes, interrumpiendo lo que parecieran eventos inevitables, sino que podemos también manejar las consecuencias de acciones pasadas para reconfigurar nuestro destino.

Un trino entre Neptuno en Piscis y Júpiter en Escorpio a lo largo de agosto, brinda un telón de fondo suave y a la vez penetrante que apoya respuestas compasivas e introspectivas a la vida en estos días impredecibles.
Puede ayudar en este mes el pensar en términos de la involución en lugar de la evolución. Debemos madurar y avanzar hacia dentro antes de impactar el mundo exterior de forma constructiva. Las acciones e intenciones están saturadas a menudo con la emoción y la motivación inconsciente.

Afilar nuestra percepción ante tales influencias permitirá una acción incisiva en el momento oportuno. Pero por ahora, el crecimiento es interno: un proceso expansivo de aceptación a toda prueba y un amor fiero que permite la integración de los “demonios” internos con el yo. Este cambio interno se convierte entonces en fuente de paz, progreso y esperanza en el mundo exterior. Sin esto, la humanidad continuará proyectando el bajo vientre oscuro de la psiquis hacia los demás creando enemigos, guerras e innumerables inhumanidades infligidas en todas formas de vida.
Una cuadratura entre Marte y Urano que comenzó a finales de julio augura una intensidad continuadas en las primeras dos semanas de agosto. Intentando interrumpir el estatus quo, estas dos potencias celestiales se involucrarán en todo lo que brinde sentido de seguridad y predictibilidad.

Podremos ver patrones climáticos o eventos geofísicos inusuales, el surgimiento de nuevas ideas que desafían el orden actual de entendimiento o un empuje global hacia la destrucción de sistemas anticuados en favor de la innovación. Esta cuadratura se siente como progreso y amenaza a la vez. El desafío consiste en reaccionar ante la interrupción en forma constructiva en lugar de ceder al temor.
Una cuadratura adicional de Júpiter en Escorpio al Sol en Leo entre el 3 y el 10 de agosto desafía a quienes asumen el derecho a dictar pautas a los demás, revelando motivaciones internas y los vínculos débiles en los argumentos y racionalizaciones.

El punto al cual nos involucremos en controlar a los demás dictará el punto al cual esta cuadratura frustre nuestras actividades. Si buscamos un auditorio para beneficio personal y lucro en aras de reconocimiento, Júpiter en Escorpio nos quitará la alfombra bajo los pies. Si tenemos en mente el bienestar de corazón al buscar aun cuando busquemos el reconocimiento de nuestra contribución, Júpiter nos apuntalará empoderándonos para lograr los recursos internos en aras de una ganancia positiva.
Venus el planeta del amor, entra en su propio signo de Libra el 6 de agosto, quedando allí hasta el 9 de septiembre. Ella sabe aquí profundamente del poder redentor de la intimidad, estimulando la fe en la humanidad y una voluntad de ver el mundo a través de los ojos del otro. Ella es suave y no le gustan los artilugios de poder, prefiriendo una vida pacífica que permita la bondad, el aprecio y el afecto.

A veces dejamos que las cosas se pongan pesadas porque no podemos renunciar para poder avanzar, aunque el lograr lo que queramos solamente nos aporte una victoria hueca a expensas de nuestro sentido de humanidad. Venus en Libra nos insta a expandir el corazón y abrazar la diferencia en lugar de endurecerla.

Aunque pueda parecer ingenua respecto a las fuerzas que se desatan en este mundo, su inocencia no es ignorancia sino familiaridad con el amor en todas sus formas. Ella sabe que el compromiso de amar es la mayor alquimia y lejos de negar la oscuridad interna, la abraza sabiendo que nada es rechazado en el corazón de lo divino. Los humanos podemos ser lentos para cambiar y rápidos para juzgar, lentos para perdonar y rápidos para condenar. Esta Venus nos asegura que está bien, que esta extraña danza de la vida, y estas idas y vueltas, encuentros y partidas están bien. Ella está feliz esperando, estimulándonos suavemente a un amor más profundo hasta que renunciemos para siempre a las dinámicas manipulativas que a veces nos impactan.

El 7 de Agosto Urano comienza cinco meses de retrógrado (primero en Tauro y luego en Aries) desafiando las restricciones que colocamos a nuestro alrededor. A Urano no le gusta la “seguridad”. No en la forma en la que la vemos. Seguridad para Urano es el alistamiento a abrazar absolutamente todo en cualquier momento – viviendo la catástrofe total y el éxtasis sin reservas de nuestras vidas con una pasión sin límites y dedicación constante a su logro sea como sea. Si nuestra definición de seguridad es una vida dócil y predecible, Urano nos tiene en su punto de mira y en los meses por venir nos brindará la oportunidad de liberarnos de los presentimientos que configuran nuestras vidas.

Es más fácil identificar las restricciones externas que las internas. Estamos tan cerca de las creencias que configuran nuestra auto imagen que no tenemos ninguna objetividad. Puede ser imposible vernos de una forma diferente a que pensamos que somos. Este punto ciego es la fuente de nuestra mayor limitante. Podemos desafiar las expectativas restrictivas del mundo externo todo lo que queramos, pero si no podemos percibir donde nos reprimimos nos convertimos en nuestro propio opresor. El retrógrado de Urano dice que es tiempo de dar un paso atrás, echar una mirada objetiva y cuestionar los supuestos más fundamentales que apuntalan nuestra identidad.

¿Por qué es tan importante vernos de cierta forma, ser reconocidos por cualidades particulares o definirnos al hacerlo, qué ganamos y qué perdemos, qué sucede realmente? Y lo más importante, ¿qué sucedería si nos atreviéramos a hacer pedazos nuestra querida identidad apoyándonos en el poder liberador de Urano?
Si seguimos este derrotero en los próximos meses se disipará el temor al cambio, el terror a la no aceptación y la opresión ante “lo que pensarán los demás”, llevándonos hacia una percepción más rica de los altibajos de la vida. La cuadratura de Urano con Marte en Acuario enfatiza la importancia del desapego de la carga reactiva emocional alimentada por las amenazas a nuestra auto imagen. Si un aspecto de nuestra identidad nos limita a la vez que nos define en igual medida, dejarlo ir puede amenazar el tejido de nuestra vida. Enfrentar el vacío que sigue a su desaparición puede disparar un temor intenso y no debe haber culpabilidad en esto. El cambio profundo nos desestabiliza hasta lo más profundo, desafiando todo aquello en lo que hemos confiado para enfrentar diariamente al mundo. Hace falta mucho coraje para hacer este trabajo interno. Aunque Urano nos asista con su propia fórmula de despertar, tenemos que hacer nuestra parte abriéndonos a la posibilidad de que no somos tal como nos percibimos. El suavizar nuestras creencias, pensar en que “puedo no ser tan bueno como creo” crea un espacio para nuevas perspectivas. Si la contracción de traumas pasados y sufrimiento no sanado nos corta las alas en el presente, los meses venideros nos permitirán sanar estas heridas. Puede doler al inicio, pero la libertad de la sanación eclipsará la entropía entumecida de una vida dedicada a evitar el dolor.
A medida que Urano se asienta en su viaje retrógrado tenemos un eclipse solar en el grado 19 de Leo el 11 de agosto. El eclipse final de estos tres desde mediados de julio, consolida y facilita la incorporación de los cambios exigidos por los otros dos.

Aspectando a Plutón, afirma que lo que parece destrucción es el comienzo de nueva vida y referencia el caos primordial del cual nació el ser. Al despertar nos encontramos ante este caos como el surgimiento de nuestra sombra del yo: aquellos pensamientos, sentimientos e impulsos que hemos estado evitando. Justo al igual que un absceso debe reventar para poder sanar, debemos permitir que toda la fuerza de nuestros instintos se convierta en conciencia.

Este proceso de rectificación interna nos desafía a mayores niveles de auto aceptación. No somos espirituales al identificarnos solo con la emoción positiva y el intento amoroso. La negación de la sombra no es un acto de sabiduría sino un subterfugio interno, diseñado para proteger al frágil ego que no puede aceptar todavía la verdad de quienes somos.
Con tanta polarización en la escena mundial, violencia, narcicismo y proteccionismo al más alto nivel, es fácil caer en requerimientos morales y sí, es importante denunciar los abusos de poder por lo que son. Pero es también importante mirar a lo interno a nuestros propios sentimientos de superioridad, odio e intolerancia. Ellos son los que debemos dominar, los que podemos cambiar. Este eclipse solar nos fortalece para abrazarlos y reconocerlos, deteniendo el caos cuando se niegan e ignoran. A su vez esto disminuye poco a poco el poder de la sombra colectiva para apoyar las ideologías divisivas de odio y explotación en el mundo.
Un trino desde Eris al Sol entre el 13 y el 20 de agosto nos invita a iniciar un acto radical de recordación: el reconocimiento de que no dejamos atrás los impulsos de días menos “civilizados”.

En su lugar debemos integrarlos a nuestra psiquis y sociedad transmutando su energía hacia una fuerza de cambio progresivo.

Marte también retrograda hacia Capricornio el 13, donde queda hasta el 11 de septiembre. Aquí mantiene nuestros pies sobre la tierra aunque los vientos internos desafíen nuestra estabilidad. Este Marte busca soluciones prácticas sin las cuales las buenas intenciones no sirven de nada. Nos ayudará a manifestar una presencia estabilizadora enfrentando de forma pragmática cualquier desafío que surja. Apelen a esta energía cuando las emociones se desaten y la mente no pueda controlarlas. Los anclará a ustedes para que puedan, con sentido común enfrentar lo que los desafíe o los desvíe de su rumbo.

Durante este tiempo podremos encontrar ecos de mediados de mayo, permitiéndonos atar cabos sueltos, rectificar lo que hemos pasado por alto y redefinir decisiones clave que reflejen lo que hemos progresado desde entonces de mejor manera. De ser así Marte nos ayuda a manejar las practicidades de hacerlo y planear adecuadamente las consecuencias de un cambio de táctica.

Muchos sentirán alivio al saber que la estación de eclipses llega a su fin el 15 de agosto, al igual que la cuadratura entre Marte y Urano que ha avivado los problemas en las últimas tres y media semanas. Esta relajación de lo que se puede considerar una gran cantidad de presión durante algún tiempo puede sentirse desorientadora al inicio, como si nos faltara algo o hubiéramos ignorado algún paso importante que queda por hacer. Puede llevar varios días para que nos asentemos en este ambiente más suave, pero al hacerlo comenzaremos a sentir el impacto de un trino entre Saturno y Urano que nos apoyará hasta finales de septiembre. Este trino puede venir como respuesta a muchas oraciones, permitiéndonos traducir los cambios internos recientes en su forma externa. La frustración derivada de acumular viejas condiciones a la vez que sufrimos una transformación interna profunda da paso a una claridad respecto a cómo reorientamos nuestra vida para reflejar nuevas percepciones y prioridades.

Saturno en Capricornio nos recuerda que cada acción tiene una consecuencia y cada elección tiene un efecto dominó en nuestra vida a la vez que Urano en Tauro nos empodera para abrazar nuevas posibilidades que parecían anteriormente imposibles. Esta combinación trabajando en armonía permite la implementación de un cambio radical de forma considerada y responsable. Puede tomar más de lo esperado y ser más compleja que lo imaginado o conllevar un mayor esfuerzo de lo anticipado, pero esta reciente estación de eclipses nos ha preparado para las tareas por delante y ahora Saturno y Urano caminan a nuestro lado para guiar nuestro andar.
Un cuarto de luna menguante en Escorpio el 18 de agosto nos ayuda a soltar aquellas batallas que no podemos ganar evaluando honestamente nuestra influencia sobre ciertas situaciones, cuestionando cómo reclamar la energía invertida en causas perdidas.

No podemos cambiarlo todo y aprender a vivir con condiciones no satisfactorias es tan importante como enfrentar las que podemos. A medida que la luna continúa menguando en la próxima semana podemos permitirnos menguar con la inversión emocional de esta luna menguante en aquellas cosas cuyo momento no sea apropiado ahora para nosotros. Puede haber un mejor momento y lugar donde las retomemos pero ahora es momento de dejarlas ir, renunciemos al esfuerzo de hacer que ellas se arrodillen ante nosotros.

Mercurio va directo en el grado 12 de Leo el 19 de Agosto aspectando a Venus en Libra, forjando una alianza entre nuestra visión subjetiva del mundo y la aceptación “del otro”. Pueden haber surgido cuestiones importantes respecto a cómo nos expresamos en nuestras relaciones desde que Mercurio entró por primera vez en la “sombra” de su retrógrado el 7 de julio. ¿Nos empeñamos en hacer valer nuestro criterio a toda costa o damos espacio a otros puntos de vista, asumimos que nuestra perspectiva es correcta sin considerar su subjetividad, le permitimos a los demás demasiado espacio para imponer la opinión de ellos a la vez que hablamos con una voz débil? A medida que Mercurio se estaciona directo puede ayudarnos a reflexionar respecto a las interacciones de las pasadas semanas y lo que ellas nos han enseñado. Este continúa saliendo de su sombra retrógrada hasta el 1ro de septiembre, así que hay tiempo de revisitar las comunicaciones problemáticas o malos entendidos por resolver.

El 23 de Agosto el Sol comienza su viaje mensual a lo largo de Virgo mientras está en la cúspide de una Yod formada por Quirón y Marte; enfatizando la importancia de los pequeños ajustes a la auto expresión, el reto radicada en tener la fuerza para hacernos sentir pero cediendo lo suficiente para reconocer cuando los matices personales no dan en el blanco. Durante este mes el ego es una herramienta a perfeccionar, afilar y calibrar con gran cuidado. Existe para servir al bien mayor no para ser servido. Las tendencias de auto búsqueda enfrentarán la frustración hasta que se purifique la intención y el ego se alinee con el flujo de la vida. Una vez que se logre esta recalibración podremos retocar las minucias de la vida cotidiana con impactos que tengan un efecto más allá de nuestro entorno inmediato.

Un Gran Trino en Tierra formado por el Sol, Urano y Saturno entre el 23 y 28 de agosto ofrece una influencia de calma. Durante este tiempo podemos resistirnos a salirnos de nuestra zona de confort, prefiriendo ajustarnos a lo familiar y disfrutar alguna semblanza de descanso emocional y espiritual. Si sin embargo, estas son tareas que hacer, este Gran Trino brinda resistencia, estabilidad y enfoque para aplicarnos y utilizar cualquier recurso a nuestra disposición efectivamente. Si una meta muy deseada ocupa su atención en este tiempo, formulen planes realistas que los saquen gradualmente de su zona de comodidad a la vez que construyen cimientos estables a cada paso del camino. Eviten riesgos innecesarios pero estén preparados para plantar su bandera en el mástil y comprometerse a perseguir sus metas cuando sepan que es el momento apropiado. Una cuadratura concomitante entre Plutón y Venus que comienza el 23 y termina el 30 de agosto brinda el coraje para redefinir nuestros deseos ante el despertar de unas cuantas semanas intensas.

Podemos por ahora, enfrentar una dirección muy diferente a la que mirábamos a principios de julio. Plutón de ser así nos recuerda que al explorar nuestros deseos más profundos encontramos nuestro más elevado potencial eventualmente. El camino serpenteante al discernimiento puede conllevar obstáculos, falsos comienzos y sorpresas desagradables pero también nos lleva a una unión más profunda con lo divino.
Una luna llena auspiciosa en Piscis el 26 de Agosto se asienta en la cima de un Papalote, superando perspectivas rígidas y visiones atascadas que dividen. Afirma que el comportamiento no es el árbitro final del valor, y que podemos honrar nuestra humanidad compartida a la vez que desafiamos la crueldad que perpetúa el sufrimiento en todo el orbe. Iluminando el poder restaurador de la compasión y el coraje de un corazón abierto, esta luna se enraíza profundamente en el conocimiento de que toda vida es sagrada, llamándonos a vivir con mayor percepción como resultado. Con Urano retrógrado ahora en Tauro se nos recuerda cuán frágil es nuestro sitio en la naturaleza. Las catástrofes climáticas, las inestabilidades alimentarias, el conflicto consecuente y la batalla: todas se convierten en características siempre presentes de la era moderna.

Esta luna llena nos recuerda que un planeta bajo asedio ante el deseo egoico no dejará de luchar hasta que aquellos deseos hayan sido dominados. Cada uno de nosotros debe hacer su parte. Porque solamente aceptando que somos parte de la naturaleza, no su guardián, podremos sobrevivir en un futuro por demás incierto.
El 27 de Agosto Marte se estaciona directo en Capricornio. Desde su retrógrado de hace dos meses ha clarificado los asuntos de motivación e intención, revelando algunas de las influencias menos obvias que configuran quienes somos. Su cambio de dirección permite la expresión externa de lo que hemos aprendido durante su fase retrógrada. El progreso que se ha enlentecido durante este tiempo recuperará su ritmo en las próximas semanas, apuntalado por una mayor claridad nacida del conocimiento de nosotros mismos mucho mejor que antes. Marte ahora nos recuerda que el trabajo interno debe reflejarse eventualmente hacia fuera y las palabras al servicio de ideales de cambio o nuevas prioridades no significan nada si la vida continúa como antes.
Al cierre de Agosto podemos mirar atrás a una estación de eclipses que estremeció muchos cimientos, desafió concepciones prestablecidas y nos enfrentó a todos a una honestidad palpable. Para quienes aceptaron el reto el fin de agosto vendrá como un bálsamo para aliviar las emociones difíciles que este conllevó. Para quienes dieron la espalda esta vez hay otra estación de eclipses en seis meses, así que no todo está perdido.

Enfrentamos este viaje de experiencia a nuestro propio ritmo y a nuestro propio tiempo. Y llegaremos eventualmente, ni un momento más temprano o tarde.

Sarah Varcas

http://astro-awakenings.co.uk/
1 Agosto 2018

Traducción: Fara Gonzalez
Difusión: El Manantial del Caduceo en la Era del Ahora
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm