@solitalo

Más y más energías fotónicas ingresan cada día que alteran el campo magnético planetario y humano (como así el de todas las especies, los reinos y elementos) para dar lugar a la gran transformación de todo aquello que se encuentra a su paso, y con ello el avance esperado por todo el Cosmos.

Tanto nuestro campo mental, como emocional, etérico y físico, se encuentran receptivos a toda transformación. Hubo que prepararlos para permitir su permeabilidad a las energías de Luz-fotónicas, que ahora nos rodean y penetran.

Es por esto que sus efectos se manifiestan de cara a la revelación misma de todos nosotros, y para nuestro mayor bien…nada queda oculto.

Ya nada hará que sigamos ocultando al Ser magnificente que somos…escondiéndolo o pretendiendo ser menos poderosos y espléndidos. Vamos descubriendo las enormes capacidades que poseemos en nuestra consciencia y las vamos reconociendo a medida que recurrimos a ella.

¿Cómo accedemos a la consciencia?

Al principio a través de algún suceso que a nuestra percepción, nos lleve a nuestra mayor profundidad y esto a veces es a través del dolor, la impresión o el asombro. 

Podemos ver estas manifestaciones como algo negativo en nuestras vidas…porqué? Porque destruyen los esquemas mentales que habíamos tenido bien instalados desde el mismo momento que le dimos cabida y aceptación con el nivel de comprensión que hasta ese momento teníamos.
Recuerden que la Vida se abre paso y siempre va por más.
Esa manifestación “negativa” no es más que un sacudón o plumereo de lo viejo y hasta que no aflojen y dejen ir, la sensación seguirá allí.

Quién impulsa estos avances? NOSOTROS MISMOS. O mejor dicho, nuestra Consciencia, esa parte genuina o más elevada que sabe cuándo es el momento de avanzar, y mucho más cuando el impulso externo colectivo nos recuerda que es el momento de seguir al siguiente nivel de expresión.
Todo movimiento que hagamos será lo más visible, pero recuerden que es solo un efecto, que la causa siempre somos nosotros. Por ejemplo….cuando creemos romper un vínculo con alguien, en realidad estamos modificando el modo en que nos estábamos viendo a nosotros mismos…por eso nada es lo que parece, solo que llegar a esta comprensión conlleva algunos movimientos internos más y luego hacemos ejercicios de perdón por haber colocado en el camino de otro ser, un juicio erróneo, que es nuestro propio auto juicio.
Estos grandes movimientos que están ocurriendo apuntan a la modificación de la percepción de nosotros mismos y con ello la de los demás, como apariencia.

Lograr observarnos como alguien diferente de lo que creíamos ser nos renueva la mente y comenzamos a darnos cuenta que esa mente se está abriendo a nuevas realidades que siempre estuvieron allí pero no podíamos ver desde la limitada percepción…Por esto, el momento que estamos atravesando y gracias al Universo y nuestra aceptación de encarnar en este tiempo maravilloso, vamos avanzando a grandes pasos y a toda velocidad. Es un ciclo que se mueve como todos los demás con estos mecanismos de impulso…cuando es el momento, vamos hacia adelante.
Del mismo modo ocurre con el planeta, ni más ni menos. A medida que la humanidad se abre a nuevas perspectivas, va modificando las energías donde se estaba manifestando y viceversa, con lo cual nada puede quedar como lo era antes. 

No asustarse por los movimientos que el mismo planeta está realizando, van de consuno al momento acordado, establecido y aceptado como la Consciencia Uno o el colectivo. Todos somos Uno y si el Universo sopla, nos movemos con ese soplido, y cada cual lo hará a su siguiente nivel, sea cual sea.

Alégrense, maravíllense…porque este es un momento único e irrepetible y si sabemos utilizarlo y aprovecharlo a nuestro favor, más pronto despejaremos los temores que escondíamos en cada excusa…y lo que creíamos imposible, deja de serlo pues nos hemos abierto a la abundancia, a la comprensión, a la tolerancia, al amor mismo y ese amor nos conducirá al discernimiento.
El Arcángel Miguel nos recuerdan siempre la integración y yo se los recuerdo a ustedes, pues es el momento de enfocarlo para un logro efectivo y permanente.
Como siempre en Amor, Fe y Gratitud…
Mónica Puenzo
Conducta Humana del Ser Divino