@solitalo

Saludos: Has aceptado la encarnación, para aprender sobre el Amor Incondicional. 
Estás en esta Tierra para crecer, y ayudar a tus hijos y a tus Seres queridos, a avanzar juntos hacia la Luz. 
Aquellos que dudan de este Poder del Amor, no han entendido el valor de su encarnación. Es normal que experimenten diferentes facetas de la sombra y la luz, que experimenten todo tipo de experiencias a ciegas, que compongan su propia base de análisis de sí mismo, de su vida, de las razones para ello, hasta el día en que finalmente, suene el despertador. 
Entonces necesitan desentrañar, analizar, comprender, liberarse de todas sus cadenas, las que han creado en esta encarnación o antes. Y ahí es, donde empiezas a darte cuenta. Entras en la dimensión de la iluminación. Es en ese momento que abres los ojos, que empiezas a escuchar la voz de tu alma, desde lo más alto de ti. 
La reconexión se realiza en etapas, y en cada una de ellas, los síntomas son: 
* Un gran cansancio de tus hábitos. 
* Las preguntas existenciales que empujan en ti. 
* Fatiga general 
* El sistema inmunológico debilitado. 
* Diferentes dolencias físicas o problemas psíquicos. No tomen esto como un castigo, es un regalo que se les ofrece, para recordar quiénes son realmente, no un pedazo de carne articulado, que actúa como un robot, dirigido por la mente, sino personas con múltiples habilidades. Las facetas en la grandeza del alma. Empiezas a cuestionarte a ti mismo. Haces muchas preguntas. Eres guiado a las lecturas. Tomas la información. Recibe señales. Estás despierto, y tu alma está en alegría. Algunas nociones, pueden ayudarte a comprender cómo se materializa el alma, o cómo se unifica, el ser terrenal con el celestial. En este proceso, aprenderás a: 
* Ver y sentir los cuerpos sutiles. 
* Alejar las sombras y protegerse con la Luz. 
* Viajar al pasado, al futuro, y vivir el presente.
* Encontrar la familia del alma y reconócela. 
* Comprender la intervención de los Guías. 
* Conocer las diferentes transmisiones de energía. 
*Saber dónde se encuentra en relación con las misiones de su vida. 
* Y muchas otras cosas estamos a su disposición, para esta aventura terrenal, en unión con lo celestial. 
Doctores del Cielo, a través de Cathy Hinri