Etiquetas

, , , , , , , , ,

Maestro Ascendido Kuthumi

Nexo de unión con la tierra

IMG-20130505-00581

Maestro Ascendido Kuthumi

Maestro Ascendido Kuthumi

El 4 de octubre se celebra la Fiesta de San Francisco de Asís. San Francisco ascendió y se le conoce como el Maestro Kuthumi, también conocido como Koot Hoomi Lal Singh o el Maestro K.H. Antes de dedicarse a Dios, Francisco tuvo una vida despreocupada y mundana.

Pero cuando se convirtió en un verdadero devoto de Dios, algo que empezó a impulsar su alma le cambió, no había piedra demasiado pesada para él. Literalmente destrozó su cuerpo por Dios.

Nació en 1181, ó 1182 en la ciudad de Asís, en Italia. Su padre era un pudiente mercader de tejidos. Francisco di Pietro di Benardone, como se le conocía entonces, tenía un amor por las cosas mundanas y un entusiasmo por la vida que le hacían ser uno de los personajes favoritos ente los jóvenes de Asís.

Cuando tenía unos 20 años, participó en una guerra, fue hecho prisionero y encarcelado durante un año. Más tarde, se puso en camino para reunirse con los soldados que estaban luchando en el sur de Italia, pero tubo un sueño que le hizo regresar a casa. Ya de vuelta a su ciudad natal, descubrió que no disfrutaba como solía de su antigua vida de jolgorio y diversión. Se dedicó cada vez más a la oración y a la contemplación.

Un día tuvo una experiencia que cambió para siempre su forma de ver el mundo. Se encontró con un leproso, cubierto de llagas. El simple hecho de mirar al hombre le repugnaba. Pero en vez de dejarse dominar por esta aversión, siguió adelante y al aproximarse hacia el leproso para darle limosa, le besó. Desde entonces, Francisco se dedicó a servir a los enfermos.

El siguiente momento decisivo en la vida de San Francisco tuvo lugar en las afueras de Asís en una ocasión en la que rezaba en la iglesia de San Damiano, que se encontraba en ruinas. Oyó una voz que le decía: «Francisco restaura mi casa, que como ves está cayendo en ruinas». En realidad Cristo le estaba pidiendo que salvara la Iglesia, pero Francisco interpretó la orden de forma literal. Recorrió las calles de Asís pidiendo dinero para restaurar la iglesia.

Algunos ciudadanos se burlaban de Francisco. Se reían al contemplar al que en otro tiempo fuera un joven adinerado vestido ahora con una túnica raída y pidiendo limosna. Pero Francisco no retrocedió ni un palmo, persistió hasta reconstruir la iglesia de San Damiano, así como otras dos capillas abandonadas. Francisco se dio cuenta de cuál era su verdadera misión cierto día, durante la misa, cuando escuchó una lectura del evangelio según San Mateo. En aquel pasaje Jesús enviaba a los apóstoles a predicar.

Jesús les decía que no llevaren «ni oro, ni plata, ni dinero». En ese momento Francisco comprendió que Dios le estaba llamando a una vida de pobreza y predicación. Aunque no era sacerdote, Francisco se convirtió en un fervoroso evangelizador. Procuraba guiar a los habitantes de Asís hacia el amor a Cristo. Aquéllos que escuchaban sus homilías eran transportados más cerca de Dios, pues Francisco tenía una habilidad única para conmover profundamente los corazones.

Pronto atrajo discípulos. Escribió para ellos una simple regla de vida y le pidió al papa que la aprobara. Los consejeros de éste le advirtieron que la forma de vida que había delineado para sus discípulos era insegura y poco práctica. Pero el papa vio en un sueño a Francisco sosteniendo la Basílica Lateranense (la iglesia del Papa en Roma), la cual tenía aspecto de estar a punto de derrumbarse. Así que el Papa decidió aprobar la regla de Francisco y darles a él y a sus frailes la misión de predicar el arrepentimiento.

LEMAS

  • Contacto con la tierra.
  • Sentirse bien en su cuerpo.
  • Sentido de realidad
  • Paciencia
  • Percepción de energías de materia fina

La energía de Kuthumi Establece una relación o unión con la energía y la sabiduría de la tierra. Nos ayuda a que de nuevo nos sintamos en armonía con nuestro cuerpo y con la tierra, de tal manera que consigamos estar con “los pies sobre la tierra”. Enseña paciencia y percepción realista.

La energía de Kuthumi profundiza la comprensión de las relaciones y las interacciones entre nuestros cuerpos, el aura y el entorno. Gracias a esta energía seremos capaces de percibir más fácilmente los pequeños detalles, las pequeñas partes que se albergan detrás del fenotipo completo.

Indicaciones para la situación En el caso de que haya extraído esta carta esto significa que debes relacionarte más estrechamente con la energía de la tierra. Las personas que están poco relacionadas con la tierra son personas quebradizas, transparentes, que la mayor parte del tiempo tienen las manos y los pies fríos, que sufren mareos, y a las que les flojean las piernas. Su respiración es débil. Si estás dispuesto a relacionarte con el cuerpo terrenal y con la tierra, reconocerás su fuerza y te sentirás a gusto con tu cuerpo. También te darás cuenta de que la creación de lo terrenal necesita mucho tiempo y serás paciente.

Pero también se puede interpretar como que ha llegado el momento idóneo para fortalecer tu percepción por los pequeños detalles de la vida, por aquello que parece a veces insignificante. Te será más fácil establecer contacto con seres como las plantas, las piedras, con devas y con enanos. estos seres te podrán enseñar fácilmente a comportarte de una manera alegre y cariñosa con respecto a la realidad terrenal. Podrás percibir las energías de tu entorno más fácilmente y reconocer qué lugares, personas, y energías te benefician.

¿Cómo te sientes en este momento con respecto a tu cuerpo? ¿Cuán fuerte es tu relación o unión con tus pies y con la tierra? ¿estás dispuesto a anunciar en tu cuerpo la parte microscópica? Supervisa las valoraciones que has hecho, acerca de situaciones y personas: ¿Cuándo eres demasiado pesimista y cuándo demasiado optimista? Establece contacto con los seres que te rodean, que conforman tu entorno, las plantas, las piedras, los animales y escucha lo que tienen que comunicarte, su mensaje. Reconoce que como ser terrenal posees una parte microscópica y otra macroscópica, el cuerpo.