Etiquetas

, , , , , , , , ,

@solitalo

La boca tiene dos funciones esenciales: la nutrición y la palabra. El alimento entra a nuestra boca y la palabra sale de ella. Pero ¿acaso no hay una relación entre el alimento y la palabra? Sí, y esta relación es particularmente clara en la figura de Cristo. Cristo es el Hijo, la segunda persona de la Trinidad, el Verbo Creador proferido por el Padre. Y se manifiesta igualmente como alimento, cuando Jesús dice: “Yo soy el pan vivo bajado del Cielo. Si alguien come de este pan, vivirá eternamente”… o en el momento de la Cena cuando da el pan y el vino a sus discípulos diciendo: “Tomad y comed, este es mi cuerpo. Tomad y bebed esta es mi sangre…”

Incluso se puede encontrar en los Evangelios un pasaje donde el pan se identifica claramente con la palabra. Cuando después de haber ayunado 40 días en el desierto, Jesús tuvo hambre, el diablo fue a tentarlo sugiriéndole que convirtiera las piedras en pan. Pero Jesús lo rechazó diciendo: “No sólo de pan vive el hombre, sino de la palabra que sale de la boca de Dios”. En el plano espiritual Cristo es el verbo de Dios, está unido a Dios como la palabra está unida al que la pronuncia, y en el plano físico, Cristo es el Pan.

Omraam Mickaël Aïvanhov