@solitalo

Son muchas y grandes las utilidades que consiguen los fieles con el agua bendita, cuando la toman o emplean devotamente, como leemos en las oraciones con que la bendice la Iglesia para remedio contra nuestras necesidades espirituales y corporales.

Utilidades espirituales

-Ahuyenta los demonios, tanto de las habitaciones como de las personas.
-Preserva de los sustos y fantasmas del diablo.
-Por ella se perdonan los pecados veniales.
-Da fortaleza para resistir las tentaciones y huir de las ocasiones de pecar.
-Libra de malos pensamientos.
-Precave de las asechanzas internas y externas del enemigo.
-Nos facilita el favor y la asistencia del Espíritu Santo, consolando y alegrando el alma, excitándola a la devoción y disponiéndola para orar.

Utilidades temporales

-Preserva de enfermedades
-Purifica el aire de todo contagio
-Protege a todos los que la usan y da salud en el alma y el cuerpo.

Para todo esto se debe tomar o usar el agua bendita, no por mera costumbre sino con gran fe, uniendo nuestra intención con la oración sincera al Creador. Al tomarla se puede decir: “por virtud de esta Agua Bendita libérame Señor de todas mis culpas y pecados”. Lo realmente importante es impregnar de fe nuestras peticiones.