Etiquetas

, , , , , , , , ,

@solitalo

Las dimensiones son entornos energéticos, y mientras que cada uno es único, las similitudes por lejos sobrepasan las diferencias.

Cada dimensión tiene su propia cualidad y cada una vibra en su propia frecuencia. Algunas frecuencias son más livianas mientras que otras son más densas y algunas están impregnadas con atributos físicos, mientras que otras resuenan mejor con experiencias no físicas.

Las dimensiones son como acuerdos cooperativos entre amigos; no hay competencia, solo admiración mutua, apoyo y aliento por la belleza y el propósito que cada una provee.

“Más”, no siempre es lo mejor

Es importante comprender al comienzo de esta charla de que una dimensión no es mejor que la otra; un “número” más grande o más elevado no indica una experiencia más deseable.

En la experiencia lineal, más, es frecuentemente considerado como que es mejor. Por ejemplo, si $10 fuese bueno, $100 sería mejor. Una casa más grande es indicación de una riqueza mayor y un departamento en el último piso de un edificio sería considerado de mayor valor que uno que se halla en el piso bajo. Sin embargo, la regla del más es mejor, no se extiende a todas las áreas.

La experiencia lineal necesariamente tiene que incluir su opuesto, debido a que está sujeta a las leyes de la polaridad. Mayor deuda, mayor población, impuestos más elevados y mayores seguros deducibles son ejemplos excelentes que puedo citar.

Cuando su espíritu conjuntamente con su deseo de encarnar comenzaron a descender a la experiencia de la tercera dimensión, ustedes estuvieron exuberantes y apenas podían contener su alegría. Ustedes celebraban experiencia tras experiencia y llamaron a sus amigos de lugares distantes para que vinieran y se reunieran con ustedes.

Ustedes encontraron que la experiencia física era encantadora y se deleitaron en percepciones sensitivas tales como el olfato, sabor y el tocar. Estaban tan cautivados con su experiencia terrestre que apenas siquiera notaban las Estrellas que los saludaban cada noche.

El nacimiento de la ilusión de cuanto mayor, tanto mejor

Andando el tiempo llegaron hasta aquí nuevos visitantes desde muy lejos. Ellos también descendieron a la Tierra tal como ustedes lo hicieron oportunamente, pero llegaron en naves que no les eran familiares y en cuerpos que no se parecían a los de ustedes. Ellos tenían herramientas que eran mucho más avanzadas que las de ustedes y ustedes pensaron que eran mágicas.

Los visitantes sabían como explotar la luz y el sonido para muchos propósitos, y ustedes también se maravillaron ante esto. No pasó mucho tiempo antes de que pensaran que ellos eran superiores a ustedes, aunque esto no era así.

Ellos les contaron acerca de su Mundo, que se hallaba muy lejos y que era mucho más grande que la Tierra, y en ese momento ustedes se olvidaron que lo ilimitado era más bien su hogar y no lo limitado. Cuando los denominaron dioses ellos no los detuvieron y cuando ustedes se olvidaron de que lo infinito, en vez de lo finito, era su verdadera Fuente y Creador, ellos no se lo recordaron.

Cuando estos seres regresaron a sus naves y a los cielos desde los que habían venido, ustedes los observaron con admiración y asombro. Los envidiaron y desearon ser como ellos. Ustedes comenzaron a valorar lo que ellos valoraban, aunque lo mismo había sido de poco significado para ustedes antes de la llegada de ellos. Ustedes cultivaron y consumieron los alimentos que ellos habían comido, creyendo que el propio cuerpo se iba a convertir en el de ellos.

El observar las muchas fases de la naturaleza se reemplazó con la observación del cielo nocturno y de la estrella del alba, buscando señales de su regreso. Ustedes construyeron altares e ídolos de dioses que nunca lo fueron, y escribieron historias basadas en historias que no eran las propias de ustedes.

Más alto se convirtió en mejor dado que los visitantes lejanos eran más altos que ustedes, y los ojos de color más claro eran más deseables porque los mismos también eran una reminiscencia de los visitantes y del cielo.

Aquello que era más pequeño y menos poderoso que ustedes, era de poco valor y de menor consecuencia aún; este es el ejemplo que había sido establecido para ustedes. Esto incluía también a los niños y a las mujeres, porque había habido menos visitantes femeninos que masculinos.

Más grande, mejor, más, todo ello nació de la ilusión; una realidad que pertenecía a otros que inconscientemente se convirtió en la suya propia.

Lo que ustedes realmente buscan no está más allá de la tercera dimensión, sino a través de ella; no escapándose, sino experimentándola.

Las Dimensiones ofrecen distintas formas para experimentarse a si mismos y la realidad que eligen crear. Como entorno de experiencia, cada una provee una atmósfera o calidad diferente.

En los términos más simples, ustedes pueden experimentar una dimensión diferente al trasladarse de un solitario desierto árido, a un estilo de vida de una comunidad oceánica. El océano no es mejor que el desierto, pero su entorno provee una experiencia distinta. Dependiendo de su propósito, uno puede ser más adecuado que el otro.

Con los fundamentos expuestos ahora, adecuadamente podemos expandir el alcance de esta discusión para incluir mucho más.

por Francisco Farias.