Etiquetas

, , , , , , , ,

@solitalo

El árnica se asoció astrológicamente al sol, fue una de las 12 plantas mágicas de los rosacruces (quienes han guardado una gran discreción y han borrado, intencionadamente, las pistas para protegerse de los curiosos y de los inquisidores) se utiliza en rituales para representar el elemento fuego, y para transformar y activar cualquier tipo de situaciones.

Esta hierba medicinal, es muy utilizada para evitar las hematomas de los golpes, es un poderoso protector contra los hechizos y maldiciones. Los antiguos germanos consideraban que la árnica les protegía contra los rayos. También se dice que disuelve situaciones tristes.

Usos en la salud

El principal uso medicinal de la Arnica montana, nombre científico de la planta de árnica está relacionado con sus propiedades antiinflamatorias. La planta de árnica esta muy recomendada para tratar contusiones. La aplicación de compresas con extractos de esta planta ayuda a que no aparezcan hematomas en la zona golpeada, debido a que favorece la circulación sanguínea.

Además, la planta de árnica posee propiedades analgésicas por lo que ayuda a disminuir el dolor ocasionado por el golpe. Debido a estas propiedades el árnica también es utilizada en casos de desgarros o distensiones musculares, además de luxaciones y esguinces, en estos últimos casos se realizan fricciones con ungüento o infusiones de árnica.

La infusión de las flores de árnica ayuda a reducir las inflamaciones en la zona de lo ojos, ayuda a que desaparezcan los moretones, ya que favorece la circulación de la zona afectada, para dolores musculares, hinchazones y en general, todas las dolencias que tengan que ver con problemas de huesos, tendones o músculos, como la artritis reumatoide. También se utiliza con éxito para las estrías del embarazo.

Las flores de la planta de árnica, preparadas como infusión, resultan un excelente tratamiento para tratar el acné y úlceras que no se encuentren abiertas.

Usos internos del Árnica

Las hojas y las flores de la planta de árnica, se han ocupado popularmente para tratar problemas respiratorios como bronquitis, acumulaciones de secreciones en los pulmones y exceso de tos.

En homeopatía se utiliza para combatir la epilepsia y para el mareo en viajes marinos; en medicina interna para aumentar el caudal de sangre por las arterias coronarias después de que alguna persona haya sufrido una angina de pecho. Y actualmente se está utilizando experimentalmente para el tratamiento de las células cancerosas del pulmón y de colon.

Debido a la toxicidad del árnica, no se recomiendan las aplicaciones internas sin la aprobación de un médico.

Contraindicaciones de la ingestión

El consumo interno del árnica es peligroso y tóxico, por lo que no se recomienda el consumo de su infusión. Puede producir:

  • Vómitos.
  • Dolor de cabeza.
  • Nerviosismo.
  • Malestar general.
  • Diarrea.
  • Muerte en caso de consumo excesivo.
  • La ingestión del árnica es tóxica. El árnica se emplea vía cutánea (salvo en preparados homeopáticos).
  • El árnica se emplea vía cutánea, por lo que todos los efectos descritos se refieren al uso externo de la planta.
  • Algunas veces, debido al potencial de la planta o al empleo poco diluido de la misma, han llegado a observarse reacciones eritematosas en la piel en tratamientos por vía cutánea.
  • En pieles muy sensibles, el árnica puede producir lesiones cutáneas como dermatitis o ampollas.
  • No se aconseja usar árnica durante el embarazo y la lactancia.