Recuperando el contacto con nuestro niño interior

Etiquetas

, , , , , , , ,

@solitalo

Las carencias, limitaciones y faltantes que tengamos en nuestra vida no podrán se llenados si antes no empezamos por llenarnos a nosotros mismos, nada allá afuera podrá compensar el amor hacia lo que somos, ni la fortuna más fabulosa puede hacerlo. Los seres que nos rodean pueden ayudarnos acercarnos a él, pero si nosotros no estamos dispuestos, la aventura quedara frustrada, y lo que ocurrirá entonces es que nos volveremos dependientes de todo eso que nos brinda lo que no tenemos.

La importancia de recuperar este niño interior es uno de los puntos claves para la realización de todo ser humano. Aquí te damos una forma muy creativa de acercarte a él.

Lo que necesitas es:

Un estuche de colores y una hoja en blanco.

Pon el papel en blanco encima de la mesa y selecciona los colores que se mencionan abajo.

Ahora, dibuja tu niño interior procurado usar toda la hoja. Debes dibujarlo a mano, y tratar antes de empezar a hacer el dibujo, de imaginar como es ese niño.El dibujo ha de hacerse a mano y a lápiz en principio. Luego, con los ojos cerrados y con la mano opuesta a la que escribes, revuelve los colores de enfrente y elije uno. Y colorea la primera parte, en este caso la cabeza. Una vez que acabe dicha parte, coloque el color en el mismo sitio y con los ojos cerrados remueva de nuevo y seleccione de nuevo (no importa si vuelve a repetirse el mismo color. Ve sacando colores 7 veces, hasta que acabes de dibujar todas las partes.

Una vez ha finalizado de dibujar, mira atentamente tu dibujo y los colores que has utilizado.

Ahora vamos a explorar lo que significa cada color y su relación con cada parte dibujada.

ROJO: indica enojo, falta de confianza, y quizá envidia, celos y/o reclamos guardados que se han quedado en esta parte de tu cuerpo. Si pintas de rojo la cabeza, puedes padecer de dolores de cabeza o problemas asociados al sistema nervioso, así como problemas oculares, de oído, etc. Si pintas de rojo las manos o los brazos, puede indicar que estas enojado con las cosas que has intentado detener o manejar en tu vida, y podrías padecer de artritis o dolores musculares. Si es en el área del corazón, entonces puedes sentir resentimiento con alguien o algo de tu pasado, eres impaciente, quizá celoso y no confías en ti. Si pintaste las piernas con este color, de alguna forma la ira no te deja avanzar o puede ser un obstáculo también tu falta de confianza y amor por ti.

AMARILLO: si es en la cabeza indica que hay comprensión, sabiduría e ideas lucidas. En la parte media representa la habilidad o alegría o comprensión con la que se realizan las tareas cotidianas. Por lo general, indica sabiduría en cualquier parte del cuerpo, o también puede indicar un fuerte deseo de comprender las cosas y de salir adelante.

VERDE: el verde representa la sanación y la creatividad, pero puede además representar perfeccionismo o ganas fuertes de sanar. En el área de la cabeza, indica que tienes habilidades creativas en las áreas de tu vida, y que te sabes adaptar a las circunstancias, que eres alguien flexible. La cantidad de verde en el dibujo puede indicar también la esperanza, o que tanta fe hay en tu niño interior. Si tu dibujo carece de verde o tiene muy poco, lo más seguro es que tiendas a sentir desesperanza o tengas una profunda desilusión.

AZUL: indica frialdad o una vida muy razonada y pensada que puede estar conducida únicamente por patrones aprendidos. En la cabeza, puede indicar un intelecto muy elevado. En el área del corazón, significa que puedes tener experiencias dolorosas que has congelado para poder vivir y que eres frío o que mantienes distancia emocional con las cosas y personas. Mucho azul en el dibujo puede indicar que eres poco comunicativo o tímido pero quizá con muchas ganas de comunicarte o expresarte o decir lo que quieres y piensas. Een algunos casos, podría indicar que eres muy tajante en tus decisiones. Si dibujaste tus manos de azul indica un carácter muy detallista e incluso obsesivo con las cosas que hace, puedes ser inflexible cuando se necesita que seas flexible. Si pintaste tus pies de azul, puede representar que te cuesta trabajo para avanzar en la vida y ver proyectos a futuro.

ROSA: representa la calidez emocional, el amor no pasional, la ternura y la comprensión. Rosa en tu cabeza indica que te esfuerzas siempre por comprender a los demás. En el corazón, puede significar que estas desarrollando un nuevo amor por todas las cosas o que quizá necesitas dártelo a ti mismo. Si tienes mucho rosa en tu dibujo, puede que estes en un proceso profundo de transformación o de amor por ti. Si pitaste tus pies de rosa, indica que el camino que quieres seguir esta relacionado con el amor y el engrandecimiento de tu vida.

NEGRO: es el color de la ausencia, de que no estas presente en tu vida como un amigo o compañero, que te dejas a un lado por atender otros asuntos. En la cabeza, indica que no tienes claro lo que quieres ni a donde vas, o que eres muy crítico y enjuicias con severidad a los demás. En el corazón, significa resentimiento, violencia o sentimientos de amargura, no te sientes libre y quizá te sientas atrapado en condiciones que no te agradan y que incluso detestas. Si es en otra parte del cuerpo, indica que te desagrada las cosas que haces y que sientes que no te llevan a ningún lado, lo que puede provocarte mucha soledad y sentimientos de incomprensión y confusión. Si es en tus pies puede indicar un carácter pesimista, y si es a la altura de los órganos sexuales, indica muy poco o nulo gozo en la vida. Es urgente que trabajes con tu niño interior! Que le hables y entables un contacto con el poco a poco.

MARRÓN: es el color de la indiferencia o de no estar muy motivado o desganado. Si es en la cabeza indica que puedes tener pensamientos de resistencia a crecer. Si el marrón predomina en el dibujo es que tiendes a ser depresivo o tener alteraciones con el sistema nervioso.

NARANJA: representa la necesidad de cambio, de transición y de lo nuevo. De un nuevo nacimiento. Cuando hay mucho naranja en el dibujo, puede indicar un gran anhelo de cambio o ya estar en el proceso, por lo que necesitaras mucho apoyo de ti mismo para que puedas llevarte a donde quieres.

Esta es una breve guía de cómo puedes saber en que áreas tu niño esta dañado o necesita que lo apoyes. Recuerda que una faceta de la madurez emocional es aprender a hacernos responsables de nuestra felicidad, y comprender que aquellos que nos lastimaron o nos causaron algún daño hacían lo que mejor podían, actuaron con ignorancia, y sin embargo, pelear o tener sentimientos de enojo contra ellos no soluciona nada sino que solo nos causa enojo y tensión. Dejar ir el resentimiento consiste en volvernos padres amorosos de nosotros mismos, apoyarnos y encontrar el lugar donde nos sentimos en paz y alegres, niños amados, para que podamos entonces no exigir la felicidad sino aprender a compartirla.

Ejercicios para sanar a nuestro niño interior

Ejercicio 1

Busca una fotografía tuya de cuando eras niño y analízala ¿Qué ves en ese niño? ¿Qué refleja su rostro? Ves en el alegría o tristeza, dolor o felicidad, miedo o libertad ¿Qué te transmite? ¿lo amas o rechazas? ¿podrías relacionarte con el?

Escribe en un cuaderno, todas las sensaciones que logres percibir. Si es necesario, puedes ampliar la fotografía.

Ejercicio 2

En una hoja de papel o en un cuaderno, haz un dibujo de cuando eras niño, expresa todo lo que quieres proyectar y elige el material con el que te sientas más cómodo, lápices de colores, crayones, plumones, etc.

¿Qué logras percibir del dibujo que hiciste? ¿Qué está haciendo el niño? ¿Qué colores utilizaste?

Ejercicio 3

En un lugar tranquilo, siéntate cómodamente y elige música suave y entabla una charla con tu niño interior. Platica con tu niño interior e intenta conocer todos sus sentimientos y emociones pregúntale: ¿Qué te gusta? ¿Qué no te gusta? ¿A que le temes? ¿Qué sientes? ¿Qué necesitas? ¿cómo puedo ayudarte a sentirte seguro? ¿Cómo puedo hacerte feliz?.

Este ejercicio funcionará mejor con los ojos cerrados.

Mientras conversas con el ten compasión, apóyalo, demuéstrale que lo amas, que lo proteges y que puedes atender todas sus necesidades, hazle saber que estás ahí para ayudarle siempre.

Vivir una vida donde no haya conflictos es lo ideal, pero para lograr ese estado tenemos que sanar los conflictos que forman parte del crecimiento personal y colectivo. Debemos aprovechar cada dificultad que encontramos en el camino para ahondarla más, para conectarnos con más profundidad con nuestra condición de estar vivos. Perdemos el tiempo cuentionándonos ¿por qué a mí? En lugar de utilizar nuestra energía para observar la lección detrás del suceso. El por qué es reactivo, nos lleva a la melancolía de reciclar el pasado, de culpar a algo, a alguien, o a uno mismo por lo que está sucediendo.

El encontrar la lección o el para qué sucedió lo que sucedió nos saca del pasado y nos trae al presente, donde no hay a quien culpar y si estamos dispuestos a aprender, encontraremos la solución más rápido de lo que imaginamos. Entonces, partiendo de esta premisa vamos a ver cómo podemos amarnos más para no seguir reciclando sufrimientos innecesarios y aprovechar cada situación por difícil que aparente ser.

Tomado de: elsecreto-lda.com.ar

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.221 seguidores